Rèquiem per a River Plate

El Club Atlético River Plate se’n va a la B. És a dir que baixa a la segona divisió del futbol argentí, coneguda com a B Nacional.

Per a mi és la notícia futbolística més important de la dècada, la més transcendent, la de més impacte, la més greu; en una paraula: la més tràgica.

Per a tots aquells que no capteu l’abast de la desfeta, us faig una pregunta: us imagineu el Real Madrid baixar a la segona divisió del futbol espanyol?

(Nota para los amigos argentinos: esta vez no hace falta que recurráis al Google translator, debajo de todo está este artículo en castellano).

Foto: Diario Ole

La màgnitud de la tragèdia és inabastable.

Per començar cal recordar qui és River Plate en el context del futbol argentí i del panorama internacional en general. River Plate és un equip gran, grandiós, l’equip argentí amb més títols de lliga (33), dues copes Libertadores –l’equivalent a la nostra Copa d’Europa–; una copa Intercontinental (1986) guanyada a l’Steaua de Bucarest–us sona quin equip hauria d’haver jugat aquesta final?– i una supercopa Sudamericana. Segons la seva pàgina web, River té 18 milions d'”hinchas” per tot el món i 81.000 socis i amb el següent leitmotiv: “[River] conocido en el mundo por el estilo de su fútbol, basado en la habilidad,
el buen trato de la pelota y la búsqueda permanente del arco contrario
.”

River Plate pertanyia al selecte grup de tres clubs que mai havia baixat a segona divisió, juntament amb Independiente de Avellaneda i Boca Juniors.

I és que ho han hagut de fer molt i molt i molt malament per baixar de categoria. Com alguns de vosaltres sabreu el futbol argentí té les seves normes particulars molt sui generis. Les lligues són el Clausura i l’Apertura que en realitat són una volta de tots els equips contra tots. És a dir que d’una lliga en global en fan dos títols.

Però el més increïble és el sistema de descens de categoria. Per als qui no esteu avesats en la materia heu de saber que River Plate no ha quedat entre els 4 últims de la classificació on en les lligues europees  baixen els dos últims i els altres dos promociones contra un equip de segona. Per determinar el descens d’un equip usen un embrollat sistema on es tenen en compte els partits guanyats, empatats i perduts de les darreres tres lligues, a partir dels quals fan unes envitricollades mitjanes aritmètiques que determinen uns punts que et fan baixar o mantenir la categoria. Aquest sistema va ser ideat precisament per protegir els equips poderosos (River, Boca, Independiente, Racing i San Lorenzo); podies tenir un any dolent, però mai tres de seguits. River ha fet saltar pels aires la protecció de la federació argentina envers els grans. El que sí que va pesar com una llosa per a River fou el fet de quedar últim en una de les darreres tres lligues. Us imagineu el Real Madrid quedant últim ni que fos durant una volta?

I com un club tan poderós ha pogut arribar a aquesta situació?

Doncs claríssimament fent la feina molt mal feta. La directiva, presidida per l’il·lustre Daniel Passarella, no ha sabut atorgar una direcció esportiva correcta, si més no ferma i amb unes directrius clares i concises. Els canvis d’entrenador de l’equip –d’altra banda un fet ben comú a tot el futbol argentí — han sigut constants; l’entrenador que va començar el curs 2010/2011 va ser Ángel Cappa i em perdo si han tingut més entrenadors fins arribar a l’actual Juan José López, un entrenador per cert que amb el de River suma el seu quart descens. Per llogar-hi cadires.

He seguit per internet els darrers partits de River. En fa 8 que no guanyen cap. Tot són empats excepte les derrotes contra Lanús (0 -2), la qual el va condemnar a la promoció, i la derrota que va ser la seva fossa, el 2 – 0 contra Belgrano de Córdoba. En aquests sis empats podies comprovar que River era un equip a qui li cremava la pilota. Sense un estil de joc definit i  amb una barreja entre jugadors molt joves i molt bons (Erik Lamela –que va voler fitxar pel Barça sent un nen –, Manuel Lanzini, Pereyra, Funes Mori) i una sèrie de veterans que ja estan de tornada i que no han pogut sostenir el pes de la pressió d’un club tan bèstia com River (Matías Almeyda –ex del Sevilla; Juan Pablo Carrizo, ex del Saragossa; Pavone, ex del Betis). A més a més la manca de bona sort en aquests casos, les errades puntuals i grolleres en molts partits (aquí qui s’emporta la palma és el porter Carrizo) i el pes de l’escut han consumat la tragèdia.

Com no podia ser d’una altra manera, els “hinchas” de Boca Juniors, l’equip rival i arxienemic de River Plate, no només es freguen les mans, sinó que fan mofa i befa d’una manera sagnant. Només cal que doneu un cop d’ull per webs, fòrums i xarxes socials per comprovar com s’acarnissen amb la desgràcia aliena. A l’Argentina no és com aquí, que per un anunci on els jugadors del Barça feien 5 amb els dits de la mà hi va haver un enrenou de por; a l’Argentina és tradicional i normal que els uns se’n riguin dels altres i viceversa. Aquest matí, sense anar més lluny, Buenos Aires es despertarà plena de pòsters que han penjat els seguidors de Boca fent al·lusió al descens de River. Entre totes les bromes que s’han fet vull destacar el canvi de nom que ha patit l’equip “millonario”: els “hinchas” de Boca li han canviat el nom: ara es diu RiBer Plate.

Em sap molt de greu el descens de River i això que jo simpatitzo i, encara diria més animo a Boca com un “bostero” més. Però sóc català i també tinc amics “gallinas” i de debò que un descens deu ser una cosa tan grossa i tan bèstia i tan horrible que no la desitjo ni al meu pitjor enemic. O sí. Al Real Madrid, sí que li desitjo.

I això últim em fa preguntar-vos: desitjaríeu un descens del Real Madrid a segona divisió? O creieu que un hipotètic descens del Madrid li trauria la gràcia a la rivalitat? Com ha quedat ben clar, a mi sí que m’agradaria veure el Madrid a segona.

sergi borges

Traducció al castellà de l’apunt

REQUIEM PARA RIVER PLATE

El Club Atlético River Plate se va a la B. Es decir que baja a la segunda división del fútbol argentino, conocida como B Nacional.

Para mí es la noticia futbolística más importante de la década, la más trascendente, la de mayor impacto, la más grave, en una palabra: trágica.

Para todos aquellos que no captéis el alcance de la derrota, les hago una pregunta: ¿se imaginan el Real Madrid bajando a la segunda división del fútbol español?

————————————————————————

La magnitud de la tragedia es inalcanzable.

Para empezar hay que recordar quién es River Plate en el contexto del fútbol argentino y del panorama internacional en general. River
Plate es un equipo grande, grandioso, el equipo argentino con más
títulos de liga (33), dos copas Libertadores – el equivalente a nuestra
Copa de Europa -, una copa Intercontinental (1986) ganada al
Steaua de Bucarest – ¿os suena qué equipo debería haber jugado esa final? – y una supercopa Sudamericana. Según
su página web, River tiene 18 millones de hinchas en todo el mundo y
81.000 socios y con el siguiente leitmotiv: “[River] conocido en el
mundo por el estilo de apoyo fútbol, ??basada en la HABILIDADES, el buen
trato de la pelota y la búsqueda permanente del arco contrario. “

River
Plate pertenecía al selecto grupo de tres clubes que nunca había bajado
a segunda división, junto con Independiente de Avellaneda y Boca
Juniors.

Y es que lo han tenido que hacer muy, muy y muy mal para bajar de categoría. Como algunos de vosotros sabréis el fútbol argentino tiene sus normas particulares muy sui generis. Las ligas son el Clausura y el Apertura que en realidad son una vuelta de todos los equipos contra todos. Es decir que de una liga global hacen dos títulos.

Pero lo más increíble es el sistema de descenso de categoría. Para
los que no estéis acostumbrados en la materia debéis saber que River Plate
no ha quedado entre los 4 últimos de la clasificación donde en las ligas
europeas bajan los dos últimos y los otros dos promocionan contra un
equipo de segunda.
Para determinar el descenso de
un equipo usan un embrollado sistema donde se tienen en cuenta los
partidos ganados, empatados y perdidos de las últimas tres ligas, a
partir del cual hacen unas medias aritméticas que
determinan unos promedios que hacen descender o mantener la
categoría. Este
sistema fue ideado precisamente para proteger a los equipos poderosos
(River, Boca, Independiente, Racing y San Lorenzo); podías tener un año
malo, pero nunca tres seguidos.
River ha hecho saltar por los aires la protección de la federación argentina para con los grandes. Lo que sí pesó como una losa para River fue el hecho de quedar último en una de las últimas tres ligas. ¿Se imaginan al Real Madrid quedando último aunque fuera durante una vuelta?

¿Y como un club tan poderoso ha podido llegar a esta situación?

Pues clarísimamente haciendo el trabajo muy mal hecho. La
directiva, presidida por el ilustre Daniel Passarella, no ha sabido
otorgar una dirección deportiva correcta, al menos firme y con unas
directrices claras y concisas.
Los cambios de
entrenador del equipo – por otra parte un hecho común en todo el fútbol
argentino – han sido constantes; el entrenador que comenzó el curso
2010/2011 fue Ángel Cappa y me pierdo si han
tenido
más entrenadores hasta llegar al actual Juan José López, un entrenador que, 
por cierto, con el de River suma su cuarto descenso.
De no creer.

He seguido por internet los últimos partidos de River. Hace 8 que no ganan ninguno. Todo
son empates salvo las derrotas contra Lanús (0 -2), la cual lo condenó a
la promoción, y la derrota que fue su fosa, el 2 – 0 contra Belgrano de
Córdoba.
En estos seis empates podías comprobar que River era un equipo al que le quemaba la pelota. Sin
un estilo de juego definido y con una mezcla entre jugadores muy
jóvenes y muy buenos (Erik Lamela – que quiso fichar por el Barça siendo
un niño -, Manuel Lanzini, Pereyra, Funes Mori) y una serie de
veteranos que ya están
de vuelta y que no han
podido sostener el peso de la presión de un club tan bestia como River
(Matías Almeyda – ex del Sevilla, Juan Pablo Carrizo, ex del Zaragoza,
Pavone, ex del Betis).
Además la falta de
buena suerte en estos casos, los errores puntuales y groseras en muchos
partidos (aquí quien se lleva la palma es el portero Carrizo) y el peso
del escudo han consumado la tragedia.

Como
no podía ser de otra manera, los “hinchas” de Boca Juniors, el equipo
rival y archienemigo de River Plate, no sólo se frotan las manos, sino
que se burlan de una manera sangrienta.
Sólo tenéis que echar un vistazo en webs, foros y redes sociales para comprobar cómo se ensañan con la desgracia ajena. En
Argentina no es como aquí, que por un anuncio donde los jugadores del
Barça hacían 5 con los dedos de la mano hubo un revuelo de miedo, en
Argentina es tradicional y normal que unos se rían de los
otros y viceversa. Esta
mañana, sin ir más lejos, Buenos Aires se despertará llena de pósters
que han colgado los hinchas de Boca haciendo alusión al descenso de
River.
Entre todas las bromas que se han
hecho quiero destacar el cambio de nombre que ha sufrido el equipo
“millonario”: los “hinchas” de Boca le han cambiado el nombre: ahora se
llama RiBer Plate.

Me sabe muy mal el descenso de River y eso que yo simpatizo y, aún diría más animo a Boca como un “bostero” más. Pero
soy catalán y también tengo amigos “gallinas” y de verdad que un
descenso debe ser algo tan grande y tan bestia y tan horrible que no
lo deseo ni a mi peor enemigo.
O sí. Al Real Madrid, sí que se lo deseo.

Y esto último me hace preguntaros: deseariais un descenso del Real Madrid en segunda división? O creeis que un hipotético descenso del Madrid le sacaría la gracia a la rivalidad? Como ha quedado claro, a mí sí que me gustaría ver al Madrid en segunda.

sergi borges

Aquesta entrada ha esta publicada en Argentina: un país, un sentiment. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

*