Ava Gardner / Màrius Cabré: salsa rosa de fa setanta anys (3).

(La sèrie comença aquí)

Durant els mesos de febrer, març i abril de 1986 el setmanari ‘Lecturas’ va publicar una sèrie de vuit capítols titulada “Mario Cabré: mi vida y mis amores” i elaborada a partir d’unes converses de l’actor-torero –reclòs en un sanatori de Benicàssim i fora de combat des de feia deu anys per motius que en un pròxim apunt explicaré– amb el periodista José Martí Gómez, que en signa la transcripció.

Els títols d’alguns capítols no deixen espai pels dubtes sobre el to general de les memòries. En posaré alguns exemples: “Ivonne de Carlo: aquellos ojos verdes que tanto amé”, “Un don Juan en los escenarios y en la vida real”, “Los toros: lo más importante de mi vida” i, és clar, “Mi intensa historia de amor con Ava Gardner”.

Sense oblidar algun dels epígrafs interiors dels capítols com “Vivía en el hotel Carlos V, en Madrid. No puedo precisar el desfile de mujeres hermosas que pasaron por mi habitación en aquella época”, “Una pequeña aventura amorosa con la actriz griega Irene Papas provocó los celos de Ivonne y así terminó una de los romances más hermosos de mi vida”, “Harían falta palabras mágicas para explicar lo que sentía cuando estava con Ava. Lo que representaba para mí la dulce emoción de tenerla entre mis brazos” o la trista cirereta final: “El quedarme solo ha sido una constante en mi vida sentimental. ¿Por qué? Pienso que por el exceso de oportunidades y por actuar sin pensar en las consecuencias”.

Aquestes memòries, que van veure la llum quatre anys abans de la mort del seu protagonista, expliquen coses poc conegudes fins aleshores de Mario Cabré. Per exemple, aclareix la confusió respecte l’any que va nèixer –1915 o 1916– o que quan era un vailet que jugava pels carrers del ‘Barri Xino’ de Barcelona (això de ‘Raval’ és un invent sense substància i molt posterior) va ser un dels testimonis de l’assassinat de Salvador Seguí, el popular sindicalista conegut com ‘el Noi del Sucre’ (tal com vaig explicar aquí fa quatre anys).

La lectura del capítol quart –dedicat a la relació amb Ava Gardner—  és especialment interessant pels que coneguin el “Dietario poético…” de què he parlat en l’apunt anterior de la sèrie (aquest) ja que és una descripció de gran part dels moments que varen donar peu a la creació dels poemes del recull. Perquè us feu càrrec del pa que s’hi dona, selecciono alguns moments de l’explicació que, trenta-sis anys després dels fets, Mario Cabré va donar a Martí Gómez.

“Llegó el avión. Se abrió la portezuela y en el dintel de la cabina apareció Ava Gardner. (…) Me adelanté al pie de la escalerilla y con el clásico ‘Welcome to Spain’ le entregué el ramo de flores que llevaba. Fue en ese momento que detuvo sobre mí sus bellísimos ojos verde esmeralda, al tiempo que sonreía de una forma encantadora. Algo, en un instante, había ocurrido. Algo que no se podia explicar. Era como si una serie de destellos fascinantes lo estuvieran envolviendo todo y nos aislaran a los dos del resto de la gente.”

Una mica més endavant, dintre d’un epígraf titulat “El principio” llegim: “… fue en la primera noche de estancia de Ava en Madrid donde empezó aquel idilio que ocuparía en los meses sucesivos las páginas de la Prensa. (…) invité a Ava a tomar una copa en una sala de fiestas en la que se podía bailar. Fue bailando como se empezaron a estrechar los lazos entre nosotros. De regreso al Ritz la acompañé hasta su habitación y ella me invitó a pasar para tomar allí el último ‘drink’ de la noche. Detrás de una copa vino otra y detrás de las copas llegó el juego del amor y sin darnos cuenta nuestros labios se juntaron apasionadamente… pero al día siguiente había que hacer muchas cosas y optamos por darnos cariñosamente las buenas noches.” Uauuu… Salsa rosa. De la bona i vintage’, a més a més.

Alguns dies l’equip del rodatge enviava Cabré a Girona per rodar escenes en solitari. En evocar-les, diu: “Yo rodaba en Gerona. Ella en Tossa de Mar. Escribí, y permitidme que lo reproduzca en prosa, que vivir la soledad de aquellas horas es tener la certeza del abismo o sentir un extraño misticismo cerrado en vibraciones seductoras. Estar falto de todo sin estarlo. Ser impulso preciso de mi aliento y quedar en la angustia de buscarlo.”

I, certament, el que descriu en prosa ho havia escrit abans –el 25 d’abril de 1950– en un sonet titulat, precisament, “Vivir en soledad aquellas horas”:

(si cliqueu al damunt, la imatge creix una mica)

Acabaré l’apunt tal com s’acaba el capítol de les memòries dedicat a Ava Gardner: d’una manera sorprenent ja que parla de la visita de Frank Sinatra.

“Un dia Ava me dijo: —Va a llegar para visitarme un gran amigo, Frank Sinatra. Mientras él esté en Tossa de Mar te ruego dejes de venir como cada noche. Luego ya te lo explicaré todo. Me llamó dos días después: —Frank ya ha llegado. Está junto a mí y te envía sus saludos, me dijo. Estaría pocos días. Pronto saldría hacia Nueva York. Creo que le trajo a Ava un regalo consistente en un collar. Mucho se ha hablado de aquell collar que unos dijeron que era de esmeraldas y otros de perlas. Ava nunca me habló de este collar y yo nunca lo vi. También le trajo unos discos que acababa de grabar. Ava y yo los escuchamos cuando él ya hubo marchado. Comentamos lo bien que cantaba las canciones melódicas. Lo cortés no quita reconocer las cosas: oírle cantar era un espléndido regalo. Fue un gran alivio volverme a encontrar junto a Ava. Frank volando ya hacia Nueva York…”

Fins aquí, doncs, el que sabem d’aquella història explicada per Mario Cabré. En el següent apunt escoltarem l’altra protagonista, la senyora Ava Gardner i les explicacions que va donar en les seves memòries sobre com va viure aquell rodatge.

(Continua aquí)

Afegeix un comentari

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *