PAISATGES (I VERSOS) ESSENCIALS

  • ‘Nuclear’ de Ricard Mirabete explora el jo poètic mitjançant el paisatge i la natura com a refugi

  • per VANESSA GRAELL

ricard mirabete. tendencies

Fotografia: Antonio Moreno

El blanco como paisaje de la mente, como espacio esencial, como núcleo… Ya sea en las cumbres nevadas de un valle solitario, en la bruma difusa de la medianoche o en la luz mortecina de un día de invierno, el blanco inunda los poemas de Ricard Mirabete. Entre la lírica, la filosofía y la introspecciónNuclear (Edicions Terrícola) construye un cosmos oníricoy de luminosa belleza en un delicado canto a una naturaleza: el paisaje refleja el yo poético,transmutándose en pura psique.

«El concepto del blanco da coherencia al libro. Hay muchas referencias temáticas a este color, que también es una metáfora. En filosofía se asocia al idealismo, a un mundo de ideas no contaminado. También el blanco nuclear conlleva una carga de limpieza absoluta o de detergente. Hay muchos niveles de lectura: el núcleo sugiere una esencia y remite a las células, luego está la física cuántica y la noción de estructura nuclear, compacta como una piedra», explica Mirabete en referencia a ese blanco metafórico y al título de un libro que se lee como una circunferencia, con un final que es un principio y viceversa.

Poeta discreto y de tempo lento -el reposo que exigen ciertos versos-, Ricard Mirabete se licenció en Filología Catalana y ganó en 1999 el Pemio Amadeu Oller con Última Ronda (La Magrana). Desde entonces ha publicado La gran baixada (en 2004, libro que la editorial Emboscall reeditó en 2014), Les ciutats ocasionals (en 2009 escribió esta oda urbana a Barcelona, con poemas titulados como sus calles) y Radar (del 2012, un canto a Vic, otra de sus ciudades).

Pero en Nuclear Mirabete se sumerge en el silencio del campo, donde pervive el mito del bon sauvage y ese estado de libertad en la naturaleza sobre el que teorizó Henry Thoreau. «Al final te ves en la naturaleza. La identidad de uno mismo se une con el mundo natural», apunta Mirabete. Y en Nuclear conviven dos geografías que el poeta funde:la íntima y la puramente física, que se despliega en bosques, montañas, ríos… La soledad fluye con el manantial salvaje, el abismo interior se desborda en los picos escarpados y la conciencia se pierde entre los senderos del campo. Sólo un poema irónicamente titulado La runa de l’espectacle rompe la quietud deRuralia, Quan la nit calla o Després del tro. Y lo hace como una agresión:la ciudad más deshumanizada, esa Barcelona de centros comerciales como La Maquinista, Glòries o Pedralbes, irrumpe en las inmaculadas páginas de Nuclear como contraposición del bucólicolocus amoenus de la vida natural. «Es una nota discordante dentro de la armonía y la paz de la naturaleza. Quería incluir una crítica al mundo contemporáneo en el que vivimos y enfrentarlo a ese equilibrio natural, pacífico, de un entorno más primigenio», admite.

Nuclear destila luz y esperanza, a pesar de algunas heridas y soledades, de líneas de tono crepuscular. Cuando describe el campo (que es el de Bellver de la Cerdanya, su pueblo de veraneo) resuenan ecos de Cesare Pavese, aunque sus referentes más inmediatos estén en la tradición catalana, de Brossa a Vinyoli.

Mirabete experimenta con la métrica y la forma, con versos directos y elegantes que exploran formatos narrativos (prácticamente una prosa poética), versos fronterizos (una línea divisoria entre estrofas, que marca un punto de reflexión, una pausa), ritmos silábicos de gran musicalidad y composiciones breves (el bellísimo No és, tampoc es casi un haiku sobre el tiempo y el instante efímero). Mención a parte merece el propio libro de Edicions Terrícola, una editorial independiente y artesanal dirigida por dos poetas, Joan Duran y Esteve Plantada.Nuclear es un pequeño objeto en sí:un liviano volumen de páginas blanquísimas (con papel ecológico) y versos en tinta azul cobalto (un detalle sorprendente que cambia la experiencia lectora, volviéndola prácticamente táctil).

enllaç:

TENDÈNCIES

 

Quant a ricard99

OBRA POÈTICA-Última ronda (Barcelona: Edicions de La Magrana, 1999)-La gran baixada (Vic: Emboscall Editorial, 2004)-Les ciutats ocasionals (Barcelona: Témenos Edicions, 2009) -Radar (Barcelona: Témenos Edicions, 2012), (amb David Caño i Carles Mercader) De Penitents a Desemparats (Santa Coloma de Gramenet: Tanit , 2014) i Nuclear (Granollers: Edicions Terrícola, 2015). Darrerament ha publicat Cel estàtic d'elevadors (Maçanet: Gregal, 2016) i Esdeveniment (València: 3i4, 2017), que és la fita de la seva obra poètica. No us el perdeu!
Aquesta entrada ha esta publicada en Diaris, General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.