GRÀCIA 1850

ser català és un luxe, ser de Gràcia, un privilegi

17 de setembre de 2010
General
0 comentaris

BOB DYLAN NO TENIA RAÓ: ELS TEMPS, NO CANVIEN

Aquest és un article de La Vanguardia de l’11 de desembre de 1934. Si canvieu alguns noms d’aleshores per altres d’ara mateix comprovareu que, en contra del que deia el gran Bob Dylan, “Els temps no han canviat gens”.
Quina creu!

CONFERENCIA DE DON EMILIANO IGLESIAS SOBRE EL ESTATUTO DE CATALUÑA

 

Esta noche dio en el Círculo Mercantil su anunciada conferencia sobre el tema «Ante la quiebra del Estatuto de Cataluña», don Emiliano Iglesias.

Ocupó la presidencia el presidente del Círculo de la Unión Mercantil, señor Matesanz, acompañado de los diputados radicales don Basilio Alvarez y Pérez Madrigal.

Empezó diciendo que las Cortes actuales pueden derogar el Estatuto de Cataluña.

Cree que la «Lliga» tiene carácter nacionalista y que sus dirigentes usan el doble juego de ser separatistas en Cataluña y españolistas fuera de ella.

Hizo un recorrido a través de las distintas etapas de Cataluña, y dice que no cree que proceda el Estatuto del Pacto de San Sebastián, sino que éste lo Interpretó a su gusto el señor Carrasco Formiguera.

Añade que al implantarse la República ya advirtió el movimiento separatista que se incubaba, ante la Impotencia y la cobardía del Poder central.

Recuerda que el señor Maciá se incautó del Poder por procedimientos desleales y cree que las fórmulas de convivencia pueden conducir a pasteleos.

Recuerda el viaje de los tres ministros del Gobierno provisional a Cataluña y las palabras que pronunciaba el señor Maciá diciendo que la República era una cosa transitoria y que se proclamaría una República catalana igual a la española. El Gobierno provisional declinó los poderes y la «Esquerra» envió el proyecto oficial del Estatuto para someterlo, no a la discusión, sino a la sanción de las Constituyentes.

El Estatuto puede ser denegado y asi lo reconoció hasta el propio señor Azaña, al decir que la opinión tenía que determinar el momento. Después de lo ocurrido en octubre, no cabe duda; hay que suprimir el Estatuto y es inútil toda conciliación.

La sublevación catalana no fue obra de unos individuos, sino del partido oficial de Cataluña, que si rompió con las leyes, debe pagarlo perdiendo el Estatuto. En realidad, no existe ni el Estatuto, ni la Generalidad, ni el Parlamento catalán; pero si España no afronta el problema catalán a fondo, los vencídos esperan un nuevo triunfo, ya que si el golpe fracasó, continúa aún.

Anhelamos—afirma—un Gobierno fuerte que restablezca la confianza y la dignidad.

Termina combatiendo los catecismos separatistas y haciendo un llamamiento a los madrileños y a los españoles todos para que consigan la derogación del Estatuto.

 

LA VANGUARDIA, 11 DE DESEMBRE DE 1934

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc està protegit per reCAPTCHA i s’apliquen la política de privadesa i les condicions del servei de Google.

Us ha agradat aquest article? Compartiu-lo!