La segunda muerte de Ramón Mercader, de Jorge Semprún. Ser comunista a la RDA.

“Escúchame padre! No me voy con el el enemigo. Al contrario, estos últimos meses me he hecho comunista . Es extraño, pero me he hecho comunista!” Rudy continuaba, febrilmente: “Me he hecho comunista, ¿me comprendres? Por mi, para hacer que coincidan ideas y actos, ¿me comprendes? No para hacer carrera en la Universidad, en la administración o en la policía.Perdóname, padre! Pero ¿qué acción comunista se puede hacer en nuestro país? Aquí no hay práctica política posible, sobre todo para un comunista” Rudy seguía hablando, con la cara encendida las manos moviles: !Aquí si actuo como comunista, acabaré en la carcel dentro de más o menos tiempo ¿Qué se gana con estar en la carcel?….”

Evidentment per poder ser comunista lliurement es necessita llibertat, potser és un poc contradictori, però sembla que el fill d’un dels protagonistes troba més fàcil exercir de comunista en un país democràtic com al RFA, que no en un de “comunista” com la RDA, on el seu pare ja havia estat empresonat per ser “comunista”.

Aquesta entrada ha esta publicada en política. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

*