Els Papers de Santa Maria de Nassiu

EDUQUEU ELS XIQUETS I NO HAUREU DE CASTIGAR ELS HOMES (PITÀGORES)

21 de febrer de 2009
1 comentari

Nancy Killefer

Santa Irene i Sant Pere Damià

Dia de la LLengua Materna. Dissabte Fallar. Dansà de Bélgida. Enfarinades i Festes de Folls.

No sé si us dirà res aquest nom. A mi tampoc em deia res fins que fa uns dies vaig llegir el seu nom a la premsa internacional (concretament relacionada amb l’administració Obama). I és que aquesta senyora havia estat nomenada per a un lloc clau al govern d’Obama i ha hagut de dimitir per haver-se descobert no haver pagat una taxa de 763,00€. I clar una persona que no ha pagat 763€ i dimiteix és digna de fer-li una estàtua i un reconeixement (almenys ací, al País Valencià… i si voleu, per extensió, a l’estat espanyol). Ja ens agradaria que ací imperara aqueixa manera d’estar en política. Però ni així. Pel seu contingut us deixe l’article de Manuel Rivas, La vergüenza, del passat 7 de febrer. 



Primero te ignoran. Luego, niegan. Después te calumnian. A continuación… Podemos prever, más o menos, las secuencias en la reacción de los políticos en el poder cuando un periodista destapa una gran vergüenza. No es algo automático. No siempre se pone un precio a la honradez en el cargo público. Nancy Killefer, elegida para un puesto clave en la Administración de Obama, ha renunciado al descubrirse el impago de una tasa de 731 euros. Ésta y otras dos dimisiones preventivas no ensombrecen las esperanzas puestas en el nuevo presidente, tal como se han apresurado a propagar nuestros cascarrabias profesionales, ansiosos de probar una vez más la ley universal de que todo es una pocilga y, en conclusión, que viva la mierda. Muy al contrario, Obama demuestra que va en serio en su programa ético. Pero volvamos a Madrid. Hay muchas cosas extrañas, y otras no tanto, en el caso de las tramas de espionaje en la Comunidad. Por ejemplo, la actitud de los principales actores políticos está siendo previsible. Las facciones afectadas parecen haber llegado a un provisional pacto zoológico. Caimán no come caimán o chivo que rompe tambor con su pellejo paga. Menos escrúpulos, al menos zoológicos, parece tener una parte de la profesión periodística local. Hay programas que podrían poner como sintonía el afilar de los cuchillos, no porque piensen destripar la verdad, sino porque se disponen a despedazar a quienes han cumplido su misión de informar. En uno de esos “autos de fe”, los valerosos colegas jaleaban las bravatas del consejero Güemes y lo azuzaban para quemar en estatua al mensajero. Espeluznante. Recordé otro glorioso momento de nuestra cultura. Fueron muchos los poetas que rivalizaron en cantar la gesta de cuando Felipe IV, en palabras del sabio Dámaso, “asesinó un toro con tiro de arcabuz”. Nancy dimitió por 731 euros. Creo que va siendo hora de preguntarnos aquí cuál es el precio de la vergüenza.

  

21 de desembre de 2007
21.12.2007 | 6.13
Una cançó…
04.03.2009 | 12.55

Us ha agradat aquest article? Compartiu-lo!

Respon a josepblesa Cancel·la les respostes

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc està protegit per reCAPTCHA i s’apliquen la política de privadesa i les condicions del servei de Google.