Els Papers de Santa Maria de Nassiu

EDUQUEU ELS XIQUETS I NO HAUREU DE CASTIGAR ELS HOMES (PITÀGORES)

EpC i el Cardenal García-Gasco

Les valencianes i els valencians ja sabeu quina és la realitat del nostre País (i concretament en allò que s’ha anomenat EpC ho sabeu més encara). Tenim un govern que no respecta la llei, dicta disposicions contràries al que estableix la legislació vigent i fa i ens fa fer (el que és més greu encara) el ridícul davant de la resta de l’Estat. I si no, aneu a aquest enllaç i veureu les darreres notícies i entrevistes al voltant d’EpC.mireu aquests titular de la premsa d’ahir. I llegiu ací l’entrevista que li feren a Cristina Manrique, professora d’anglés a l’ies d’Altea apercebuda de sanció. Crec que, si el TSJV no falla prompte, l’afer pot arribar a situacions “impensables” en un estat de dret, cosa que tant els agrada dir als militants i polítics del PP…

Però, com que els valencians som com som i no en tenim mai prou, fa uns dies la gran rita, alcaldessa de València, nomenà fill adoptiu de la ciutat el cardenal-arquebisbe Agustín García-Gasco. Amb quins mèrits? O com ho ha justificat? Molt senzill: la
fecunda labor desarrollada a lo largo de 15 años al frente de la
Archidiócesis de Valencia por este sacerdote toledano”. “Su
nombramiento sella una extraordinaria relación con Valencia, que lo
siente como uno de los suyos, en una demostración de afecto hacia quien
tantas veces lo ha demostrado por Valencia y sus tradiciones”. 
Crec que no cap més cinisme en tantes poques lletres. I perquè en tingueu una visió d’un gran valencià i millor persona, Francesc de P. Burguera, de Sueca, ací teniu l’article d’avui a EL PAÍS: Garcia-Gasco hijo adoptivo. 





El Ayuntamiento de Valencia ha tenido a bien designar hijo adoptivo al
cardenal arzobispo Agustín García-Gasco, con gran entusiasmo y alegría
de la señora alcaldesa Rita Barberà y del Molt Honorable President
Francisco Camps. La concejal de Cultura, María José Alcón, destacó en
la sesión plenaria municipal en que se aprobó la cosa, “la fecunda
labor desarrollada a lo largo de 15 años al frente de la Archidiócesis
de Valencia por este sacerdote toledano”. “Su nombramiento sella una
extraordinaria relación con Valencia, que lo siente como uno de los
suyos, en una demostración de afecto hacia quien tantas veces lo ha
demostrado por Valencia y sus tradiciones”.

Y tanto como “ha demostrado su afecto” el cardenal arzobispo nombrado
hijo adoptivo. Que se lo pregunten, si no, a los valencianos y
valencianas que forman parte de la Asociación y Cofradía de San Vicente
Mártir de Valencia. Esta tradicional Asociación católica, de tanto
arraigo en Valencia, había decidido celebrar los 800 años del
nacimiento del rey Jaume I con una misa en la iglesia de la Roqueta el
8 de octubre. Una misa para recordar y conmemorar la acción de gracias
que pronunció el rey Conqueridor al atribuir, al amparo y protección de
San Vicente Mártir, la conquista de Valencia, la víspera de entrar
victorioso en la ciudad. La Cofradía de San Vicente Mártir ofreció al
cardenal arzobispo García-Gasco la celebración de esta misa
conmemorativa y tan puesta en razón. Pero el recién adoptado hijo de
Valencia no sólo no rechazó la invitación sino que prohibió que la misa
fuese celebrada por algún obispo auxiliar.

 

Ante esta negativa, y según ha declarado la presidenta de la Asociación
y Cofradía de San Vicente Mártir, Rosa Araixa, solicitaron al abad de
Poblet, donde está enterrado el rey Jaime, que acudiera a la
celebración, a lo que accedió con mucho gusto. Pero el hijo adoptivo de
Valencia, quien según la concejal María José Alcón, “tanto afecto ha
demostrado por Valencia y sus tradiciones”, no sólo prohibió la
presencia del abad de Poblet sino que, en caso de celebrarse la misa
por otro sacerdote el dia 8 de octubre, ha prohibido, también, que en
la misma se nombre a Jaume I y su vinculación con San Vicente Mártir y
con la Roqueta. O sea, García-Gasco quiere, incluso, que en sus
dominios como cardenal arzobispo, se silencie la existencia de
relevantes hechos de nuestra historia como pueblo, como es el caso de
la relación de Jaume I con San Vicente Mártir, con Sant Vicent de la
Roqueta. La presidenta de la Asociación y Cofradía vicentina ha acusado
al cardenal arzobispo nombrado hijo adoptivo de Valencia de mantener
una actitud “antivalenciana y cobarde por negar la condición de La
Roqueta como un elemento histórico vinculado al primer mártir de la
ciudad , y a la historia de Valencia”.

 

 

 



Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc està protegit per reCAPTCHA i s’apliquen la política de privadesa i les condicions del servei de Google.