Els Papers de Santa Maria de Nassiu

EDUQUEU ELS XIQUETS I NO HAUREU DE CASTIGAR ELS HOMES (PITÀGORES)

Enfados santificados Las recomendaciones del Papa para disfrutar de un matrimonio exitoso (Faro de Vigo, 18/09/2014)

El Papa Francisco recomienda para disfrutar de un matrimonio exitoso no acabar nunca el día enfadados. Dice que “es normal que los esposos peleen… pero les aconsejo que jamás terminen la jornada sin hacer la paz. Nunca. Basta un pequeño gesto. Y de ese modo se sigue caminando. El matrimonio es un símbolo de la vida real, no es una novela”. Justito lo mismo que siempre me ha dicho mi madre: Nunca irse a la cama peleados y asumir que los cuentos de príncipes azules son eso, cuentos.

El hecho de que el Papa coincida con mi madre, que no se caracteriza por una religiosidad exagerada pero del matrimonio sí entiende, aumenta mis simpatías hacia el Pontífice, tanto como que se lance a casar a parejas, muchas de las cuales no son precisamente el ideal del matrimonio católico que promulga el Vaticano. En las bodas que ofició Francisco el pasado fin de semana había parejas que llevaban años viviendo juntas, “en pecado” que se ha dicho toda la vida; había una madre soltera y un hombre que había estado casado antes y que había obtenido la nulidad, vamos, un muestreo de lo que se encuentran muchos curas en su día a día y que están obligando a la Iglesia Católica a dar pequeños pasos hacia una mayor tolerancia y apertura si no quieren quedarse solos los domingos.

Es la vida misma de la que hablaba el Pontífice y que en las próximas semanas abordará la Iglesia en un encuentro internacional de obispos que van a analizar el futuro de la familia con cuestiones tan espinosas para la curia y tan normales en la actualidad como las relaciones sexuales prematrimoniales. Francisco parece una persona adecuada para pilotar esa inmersión de la Iglesia en la realidad que puede devolver a su seno a muchos creyentes que se han alejado de los púlpitos y que miran con simpatía y curiosidad a este Papa que no parece que vaya a excomulgarte por blasfemar, por no santificar las fiestas o por acostarte con tu novio, aunque sea de tu mismo sexo.

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc està protegit per reCAPTCHA i s’apliquen la política de privadesa i les condicions del servei de Google.