El Intermedio

“El Intermedio” és una programa que em té enganxat. I és que m’ho passe molt bé… ‘La fritanga de medios’, conduït per Beatriz Montañez, és un dels apartats que més bé tracta, al meu entendre, la realitat “espanyola”. I més arran de la recent campanya electoral i postelectoral. Doncs, encara que a moltíssima distància, vaig a intentar fer-ne una (però seriosament). Ací teniu els articles d’avui i cada u que en pense el que vulga. Bon dia.

Día de fiesta para algunos (LEVANTE-EMV)

ANDRÉS H. DE SÁ

Politòlegs
valencians en acció (LEVANTE-EMV)

VICENT SOLER

 

TV3 y el ‘pancastellanismo’

FRANCESC DE P. BURGUERA

EL
PAÍS – 14-01-2008

 

La facción clerical

JOSÉ MARÍA RIDAO

EL
PAÍS – España – 14-01-2008

 

¿El fin de un monopolio?

JUAN JOSÉ TAMAYO

EL
PAÍS – Opinión – 04-02-2008




Día de fiesta para algunos (LEVANTE-EMV)

ANDRÉS H. DE SÁ

Por la mañana, a ver la
exposición de Sorolla. A mediodía, a disfrutar de la mascletà, que hacía buen
día. Después a comer una paellita. Y, por la tarde, a los toros, a ver al
maestro Tomás. Suena bien, ¿verdad? Pues ésa, y no otra, fue la jornada laboral
que ayer se marcó el presidente de la Generalitat, el molt honorable Francisco Camps.
¿Se pediría el día libre a sí mismo y, en consecuencia se lo descontará de las
vacaciones, como ocurriría con cualquier trabajador que pretendiera darse ese
gustazo al cuerpo? ¿O, por el contrario, como me temo, nos ha colado a todos
los demás esa jornada de holganza?
Porque, además, tuvo la desfachatez de hacer constar esa actividad a cuenta de
su cargo institucional, cuando a lo que se dedicó fue a hacer de cicerone para
el presidente de su partido, Mariano Rajoy, es decir, para una actividad
partidista. Confundiendo así, una vez más, su función como presidente de todos
los valencianos con la de presidente de los militantes del Partido Popular en la Comunitat.
Y todo ello, por si no fuera suficiente, en la jornada en la
que tenía que haber tenido lugar su comparecencia en el pleno de las Corts para
la sesión de control a preguntas de la oposición. Un pleno que sus acólitos
abortaron con la pueril excusa de que en plena época fallera habría problemas
de accesibilidad hasta el hemiciclo. Seguro que ayer el presidente y sus
invitados no tuvieron ningún problema para moverse entre la plaza Tetuán, la
del Ayuntamiento y la calle Xàtiva. Pues sólo con desplazarse unos pocos metros
habría llegado también al Palau de Benicarló a comparecer como era su
obligación democrática.
Confieso: todo esto no es más que una rabieta provocada por la envidia. Yo
también quiero un día así.

Politòlegs
valencians en acció (LEVANTE-EMV)

VICENT SOLER

El proppassat dia 9, el PP valencià va traure 1.411.052 vots i el
PSPV, 1.113.973. Si sumem els 74.015 d´EUPV i els 29.679 del
Bloc-Iniviativa-Verds, suposa que els partits del centre esquerra arribaren als
1.217.667 vots. És a dir, la diferència entre la dreta i el centre esquerra
valencià fou de quasi 200.000 vots.
Sobre aquesta informació (els vots dels emigrants no estaven comptabilitzats
encara), la Fundació
Societat
i Progrés va aplegar cinc prestigiosos politòlegs,
de sensibilitats ideològiques diferents, per tal de precipitar unes primeres
reflexions sobre aquests resultats, des d´una perspectiva valenciana.
Tot i la nítida victòria socialista, Josep Maria Felip -actual càrrec públic en
la Generalitat-
cridà l´atenció en que els insuficients 169 diputats del PSOE faran dependre
l´estabilitat governamental dels 11 de CiU i, per tant, novament els interessos
valencians dependran d´un grup català (en l´altra legislatura fou del senyor
Carod Rovira). Joaquín Martín demanà una reflexió de fons al centre esquerra
valencià (particularment, al PSPV) perquè s´ha demostrat ara que els problemes
electorals no deriven dels programes, dels lideratges o del coneixement
mediàtic, que, en aquest cas, han segut molt bons.
Manuel Martínez Sospedra emfasitzà que, mentre a Espanya la autoidentificació
ideològica està (segons el CIS) en el 4,6 sobre 10 (centre esquerra), a la Comunitat Valenciana
està en el 5,05 (centre dreta); que ha hagut un mal plantejament de campanya en
el PSOE, massa personalitzada en Rodríguez Zapatero que té pitjor valoració que
les sigles del seu partit; que l´ampliació dels electors d´aquest partit només
pot vindre per les noves classes mitjanes (les antigues voten indefectiblement
PP); i, finalment, que -atenció- el graner socialista està farcit de creients
catòlics, encara que no siguen practicants.
Joaquim Azagra valorà positivament que Rodríguez Zapatero haja trencat els
límits del discurs tradicional dels socialistes i haja abastat el d´un ampli republicanisme
progressista, sobretot, perquè la construcció de l´Estat del Benestar ja està
molt avançada i es fa difícil diferenciar programes per aquesta banda.
Finalment, Anselm Bodoque, subratllà que és la primera vegada que, governant a
Madrid, els socialistes perden a València, que el vot socialista ha estat un
vot resistent i que les classes urbanes emergents no està gens clar que voten
centre esquerra.
Aquestes intervencions obriren un apassionat i interessant debat. Entre les
diverses intervencions, hauríem de citar la de Flora Sanz, veterana dirigent
sindical, que parlà del caràcter postil·lustrat de Zapatero; Miquel Soler,
dirigent del PSPV, que demanà no assumir acríticament el diagnòstic de la
situació valenciana que fa el potent aparell mediàtic del PP; i Carles
Gonzalez, assessor del grup municipal socialista, que resumí l´èxit electoral
de la PP ací en
que aquest partit ha aconseguit devalencianitzar el PSPV davant l´electorat,
creant un marc referencial en el que els socialistes són catalanistes en
l´àmbit simbòlic i sucursalistes de Madrid en l´àmbit de l´acció política (la
candidata María Teresa Fernández de la
Vega
era forastera, el transvassament no es fa, l´AVE no
arriba, els policies escassegen, la immigració ens furta les places de menjadors
escolars, etc).
Si alguna cosa va quedar clar per a alguns dels presents és que el futur
immediat exigeix peremptòriament no només trobar els millors líders, sinó
també, i sobretot, reformular a fons l´acció política del centre esquerra
valencià (i del PSPV en concret).
De dotar a la socialdemocràcia, en suma, de noves respostes a la creixentment
complexa societat valenciana del segle XXI (tot redissenyant l´estat del
benestar) i d´un discurs valencià propi que palese les fal·làcies imputades des
de la dreta al respecte. Front al valencianisme retòric i victimista del PP, un
valencianisme en positiu i ple d´il·lusions per posar als valencians -i els
seus interessos- en primera fila de la política espanyola.

*Catedràtic d´Economia de la
Universitat
de València

TV3 y el ‘pancastellanismo’

FRANCESC DE P. BURGUERA

EL
PAÍS – 14-01-2008

El presidente Camps y los miembros de su Consell no quieren que
los valencianos podamos ver TV3. Para obtener una adecuada formación y una
correcta información, ya contamos con Canal 9. Y, además, no se corre el
peligro de que puedan percatarse los televidentes de que los locutores y
presentadores de TV3 hablan la misma lengua que los locutores y presentadores
de Canal 9. Es decir, que catalanes y valencianos hablamos la misma lengua.

Cuando hace unas semanas se cerró y
precintó el repetidor de la
Carrasqueta
que permitía ver la emisión de TV3 en las
comarcas de Alicante, y ante unas declaraciones del presidente de la Generalitat de
Cataluña, el diario ABC decía lo siguiente: “Camps apaga la
emisión de TV3 y Montilla enciende el pancatalanismo”. El mismo día, El
Mundo, por su parte, afirmaba en un editorial que: “El presidente
Montilla desprendió un tufillo colonialista”. Habría que decirles a los
señores de ABC y de El Mundo, que aquí, en el País Valenciano, el
único colonialismo que sufrimos no es el “pancatalanismo” sino el pancastellanismo.
Sobre todo en los medios de comunicación audiovisuales. Y alentado por el
propio Camps y su gobierno. Recuérdese lo que hizo el Molt Honorable President
de la
Generalitat Valenciana
a la hora de repartir las emisoras de
TVD. ¿A quién fueron concedidas las licencias? Al ABC, a Pedro J., el
director de El Mundo, a Federico Jiménez Losantos, propietario de
Libertad Digital TV, a la COPE,
a un grupo de señores que solicitaban concesiones de emisoras locales con el
fin de agruparlas luego en una sola cadena, dirigidos por un señor de
Valladolid… Todos para emitir en castellano. La emisora valenciana Info TV,
que emite sólo en nuestra lengua, y que solicitó participar en el reparto, vio
rechazada su petición sin motivo alguno. Es decir, nos sometieron a los
valencianos a una invasión del pancastellanismo mediático. Nada de
“colonialismo pancatalanista” como dicen los señores del ABC y
El Mundo. Es el pancastellanismo el que nos tiene colonizados
gracias a los favores con que el presidente Camps recompensa a sus medios de
comunicación amigos, que son los que le bailan el agua.

Eso del “pancatalanismo”
surgió durante la transición con motivo de la secesión lingüística. Durante el
franquismo nadie negaba que catalán y valenciano son la misma lengua. Los
defensores de la unidad fueron acusados de “catalanistas”. La derecha
valenciana, al perder las primeras elecciones democráticas el 15 de junio de
1977, encontró en el “pancatalanismo” un instrumento demagógico ideal
para atacar a la izquierda acusando a sus políticos de
“catalanistas”. Nació el anticatalanismo. Un buen valenciano tenía
que ser “anticatalanista”. Ya he dicho que durante el franquismo no se
puso en cuestión la unidad de la lengua. Durante los años de la posguerra, en
Lo Rat Penat, presidido por Manuel González Martí, se daban unos cursos de la
lengua según las normas unitarias dirigidos por Carles Salvador. Poetas
valencianos como Xavier Casp se presentaban y eran premiados en los Jocs
Florals de la Llengua
Catalana
celebrados en el exilio. Y no pasaba nada, nadie
protestaba. No es el “pancatalanismo” de TV3, es el pancastellanismo
de las televisiones que regala Camps a sus amigos el que nos invade,
menospreciando nuestra lengua y nuestra cultura.

fburguera@inves.es

La facción clerical

JOSÉ MARÍA RIDAO

EL
PAÍS – España – 14-01-2008

La ofensiva desplegada por una parte de la jerarquía eclesiástica
durante esta legislatura no es una exhibición de fuerza de la Iglesia, es una expresión
de la debilidad de sus promotores. Si algunos obispos ultramontanos han
decidido comportarse como agitadores, repitiendo mensajes apocalípticos desde
las ondas radiofónicas o las calles, es porque en su espacio propio, los
púlpitos, convocan a una exigua minoría de ciudadanos, insuficiente para
imponer ningún punto de vista por los procedimientos aceptados en democracia.
Estos obispos no han hecho los deberes ni siquiera en el interior de la Iglesia, cuyo nombre no
cesan de invocar para ocultar que sólo se representan a sí mismos. Por cada
obispo español que se alista en la bandera del integrismo, otro obispo español
se mantiene fiel al compromiso alcanzado en la Constitución sobre
sus relaciones con el Estado.

Aunque por escaso margen, la parte de
la jerarquía que está detrás de la actual campaña de agitación fue derrotada en
las últimas elecciones a la presidencia de la Conferencia Episcopal.
Las próximas dirán si las cosas han cambiado o no a su favor, pero, en
cualquier caso, su hipotética victoria debería ser puesta en contexto. Si
lograran la presidencia de la
Conferencia
, podrían hablar legítimamente en representación
de los obispos españoles, algo que ahora no hacen si no es como usurpadores.
Pero, aun así, no hablarían tampoco en representación de los católicos
españoles, porque la Iglesia
no tiene por costumbre, que se sepa, consultar a los fieles la elección de sus
cargos ni de sus planes evangélicos y, mucho menos, políticos. Si en el primer
terreno pueden hacer lo que estimen conveniente, en el segundo, no. La
insolente metáfora del pastor y el rebaño tiene sus límites, y éste es uno en
el que probablemente los católicos no van a ceder. Pero tampoco los no
católicos, puesto que sería tanto como admitir que la voluntad política de unos
ciudadanos sea secuestrada por un grupo de varones en hábito talar que se
autoproclaman portavoces de quienes no les han dado mandato político alguno.

En cuanto a los mensajes
apocalípticos que han lanzado durante esta legislatura, habría que
interpretarlos como lo que son: una involuntaria confesión acerca del proyecto
integrista que han abrazado, no un pronóstico verosímil sobre los riesgos que
supuestamente corre la sociedad española o su régimen político. Con Benedicto
XVI se ha instalado un ideólogo en la sede de Roma, un veterano de la Congregación para la Doctrina de la Fe, es decir, la Santa Inquisición,
y eso es lo que ha animado a una parte de los obispos españoles a airear
consignas como la de que el laicismo radical acaba con la democracia. Se trata
de una consigna reveladora porque no pretende oponer ningún laicismo moderado
al radical. Tampoco defender la democracia, al menos la que se concreta en la
fórmula establecida por la
Constitución
de 1978. Su propósito es diferente, y consiste
en propalar la idea de que el laicismo es en sí mismo una ideología radical. La
realidad es exactamente la contraria: el laicismo fue el remedio que algunas
monarquías europeas adoptaron durante el siglo XVII para hacer frente a las
guerras de religión, provocadas por fanáticos que, como estos de hoy, defendían
que el poder político debía estar al servicio de la fe. El laicismo no es,
entonces, ni radical ni moderado; sencillamente, regula o no regula las
relaciones entre la esfera política y la religiosa.

Al formular la consigna contra el
laicismo desde un equívoco deliberado, desde un auténtico pase de trileros que
pretende desacreditar el sustantivo adjuntándole un adjetivo desacreditado, el
grupo de obispos que se ha erigido en facción clerical quiere colocarse en
situación de esgrimir el argumento más preciado para cualquier agresor: poder
presentarse como agredido. Esto es, encontrar la manera de convertir sus
desmanes en respuesta a unos supuestos desmanes previos. Es así como se
entiende que, de pronto, hayan decidido describir la situación en España como
un onírico campo de batalla en el que un Gobierno ha partido en guerra contra
la vida y la familia mediante leyes que, sin embargo, llevan décadas
promulgadas. Si la cruzada emprendida hoy no se emprendió contra otros
Gobiernos más afines es porque, en realidad, la vida y la familia son la
coartada para alcanzar lo que de verdad les importa: que el poder político
vuelva a estar al servicio de la fe. Por descontado, la coartada se activa o no
según convenga.

Todo el peligro que encierra el
proyecto integrista de la facción clerical lo conjura su condición de minoría,
sin duda entre los católicos españoles y, por ahora, en la Conferencia Episcopal.
Por eso es, en efecto, una facción. Por eso, además, sus miembros descienden de
los púlpitos y actúan como agitadores.

 

¿El fin de un
monopolio?

JUAN JOSÉ TAMAYO

EL PAÍS – Opinión –
04-02-2008

Hay que reconocer la habilidad de la Iglesia católica para
-nunca mejor dicho- estar en misa y repicando. Lo muestra, entre otras cosas,
algunas de ellas tan recientes y polémicas como su intervención en la vida
política nacional, su actitud ante la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC). La
jerarquía eclesiástica, las asociaciones católicas de padres de alumnos y la
influyente patronal de la enseñanza FERE se opusieron desde el principio a la
creación de la nueva asignatura y, una vez aprobada la ley, pusieron todo tipo
de dificultades a su alcance para evitar que se impartiera.

Dos eran
las razones de fondo, aunque no confesadas del todo: la primera, porque entraba
en competencia y, en algunos temas, en conflicto con la enseñanza de la
religión y la moral católicas; la segunda, porque terminaba con el monopolio
detentado por la Iglesia
durante décadas, e incluso siglos, en la educación de los valores morales y en
la conformación de la conciencia de los ciudadanos españoles desde la más
tierna infancia.

Al final,
sin embargo, la mayoría de los colegios católicos han aceptado impartir la
asignatura. ¿Qué ha sucedido para que se haya producido tal
“conversión”? No se ha debido, ciertamente, al reconocimiento de su
importancia en el sistema educativo, como tampoco a la aceptación de sus
contenidos, debidamente suavizados en la tramitación de la ley para que no
chocaran con la moral católica. La
FERE
se ha comprometido a impartir la asignatura con una
condición: adaptar el temario al ideario católico de los centros.

Yo
pregunto: ¿es concebible que eso se hiciera con otras asignaturas del
currículo? Por ejemplo, ¿que se adaptara la historia universal a la historia de
la Iglesia,
la historia de España al nacional-catolicismo, la geografía a la geografía de
las religiones, la biología a la teoría del creacionismo, las matemáticas al
significado simbólico de los números en la Biblia, el arte a la historia del arte cristiano,
la ética filosófica a los principios de la teología moral, las ciencias
sociales a la Doctrina
Social
de la
Iglesia
? Pues eso es lo que ha hecho FERE con Educación para la Ciudadanía contando con
el beneplácito del Ministerio de Educación y Ciencia.

Para ello
FERE ha editado una guía titulada Claves para ofrecer Educación para la Ciudadanía en un centro
católico, “una herramienta que ayude al docente a impartirla conforme
al ideario católico de los centros educativos” y que tiene su base en el
Catecismo de la
Iglesia Católica
, elaborado en 1992 por la Congregación para la Doctrina de la Fe bajo la presidencia del
entonces cardenal Ratzinger.

Con estos
apoyos pedagógicos, me pregunto si lo que pretenden los colegios católicos es
educar en una ciudadanía crítica y activa, global y solidaria, y en una ética
laica, o, más bien, trasladar la catequesis parroquial a la escuela e
indoctrinar en un concepto de la ciudadanía y en una ética pasados por el tamiz
de la fe, que enfrenta, al modo agustiniano, la ciudad de Dios a la ciudad
terrena; si pretenden formar ciudadanos comprometidos en la construcción de una
sociedad más justa y solidaria o creyentes que hacen méritos para el reino de
los cielos.

Reflexionando
estos días sobre el tema he encontrado un escrito cristiano del siglo III, la Carta a Diogneto,
que es un ejemplo de vivencia laica de los cristianos y cristianas en la
sociedad. Dice así: “V. 1. Los cristianos no se distinguen
de los demás seres humanos ni por su tierra ni por su habla ni por sus
costumbres. 2. Porque ni habitan ciudades exclusivas suyas ni hablan una
lengua extraña, ni llevan un género de vida aparte de los demás. 3.
Habitando ciudades griegas o bárbaras, según la suerte que a cada uno le cupo,
y adaptándose en vestido, comida y demás género de vida a los usos y costumbres
de cada país, dan muestras de un tenor de peculiar conducta, admirable, y, por
confesión de todos, sorprendente. 4. Habitan sus propias patrias, pero
como forasteros; toman parte en todo como ciudadanos y todo lo soportan como
extranjeros; toda tierra extraña es para ellos patria, y toda patria, tierra
extraña. 6. Se casan como todos; como todos engendran hijos, pero no
exponen los que les nacen. 7. Ponen mesa común, pero no lecho. (…) 10.
Obedecen a las leyes establecidas, pero con su vida sobrepasan las leyes”.

Si el
autor hubiera escrito la Carta
hoy, en pleno debate sobre la nueva asignatura, es posible que hubiera añadido:
“Los cristianos no estudian en colegios distintos de los demás ciudadanos,
ni adaptan las clases de Educación para la Ciudadanía a sus
idearios; van a los mismos colegios que el resto de los estudiantes; siguen los
programas aprobados por las instituciones académicas y no hacen objeción de
conciencia”.

Afegeix un comentari

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *