Davall del post sobre BENIOPA hi ha un altre post

editat avui i escrit ahir. I ara, ja que m’ha passat açò, us deixe dos articles d’ahir mateix… per a la reflexió diària. Bon dia… la foto que il.lustra el post d’avui és de la festa del bou a Ontinyent dissabte. La foto l’ha féu Dani, Marc i/o Àngel (no jo, un altre) Caigut.

Bon dia.
 

Jaque a la escuela y la sanidad públicas 


ANTONIO PÉREZ  –  Valencia 


 

EL PAÍS  –  Opinión – 01-12-2008

Como una partida de ajedrez están
moviendo todas las piezas cuyo fin es cargarse definitivamente a la escuela y
la sanidad públicas, mientras que los votantes y sufridores en las autonomías
donde gobierna el PP siguen sin querer darse cuenta de lo que podemos perder si
ellos ganaran la partida.

La escuela y la sanidad públicas son esenciales para el Estado
de bienestar, y son determinantes para nuestra salud y educación; todos los
despropósitos que estamos sufriendo respecto a la asignatura Educación para
la Ciudadanía son meros
detalles de lo que se pretende; no les importa que nuestros hijos y nietos
estudien en barracones o se apilen en centros de enseñanza en un estado
deplorable en muchos casos, ni la diferencia del cupo de inmigrantes entre las
escuelas públicas y las concertadas; su misión es desprestigiar la escuela
pública. Alumnos, padres, profesores y todo el conjunto de la sociedad
deberíamos oponernos. Incluso se oyen, en algunos debates, opiniones que piden
que los profesores de la escuela pública pierdan el derecho de ser
funcionarios; atención, profesores.

La sanidad pública sufre continuos ataques de privatizaciones.
No quieren privatizar grandes hospitales, más bien hospitales de tipo mediano;
primero la gestión, después la atención. Llenan de titulares que abren nuevos
centros cuando la mayor parte son anexos a los que ya existen, la falta de
materiales en los centros hospitalarios y centros de salud públicos es cada vez
más alarmante, y es el conjunto de la sociedad el que ha de decir ¡basta ya!

Como un pequeño ejemplo cito a mi barrio, Benimaclet, donde
padecemos y sufrimos todos estos graves problemas, e invitamos a que cualquier
miembro que gobierna en nuestra comunidad nos visite y nos explique las razones
de su proceder y las razones del abandono que sufrimos de los servicios que
necesitamos.

Por nuestra parte queremos hacer un llamamiento a toda la
sociedad que crea en la necesidad de la sanidad y la educación públicas para
impedir por todos los medios democráticos que perdamos la más mínima rebaja de
nuestro derecho a tener una sanidad y escuela públicas universales dignas y
justas.

 



PACO MARISCAL 



 

EL PAÍS – 01-12-2008

Ni Juanito Ventolera ni Don Latino de Hispalis ni el compadre
Miau: la clara imaginación del gallego Valle-Inclán, testimonio literario de la
realidad grotesca, no duró lo suficiente, ni llegó a este siglo XXI para
tropezar con alguna que otra figura pública, émula de sus personajes teatrales.
Lástima. Porque ese otro día y en la atmósfera distendida de una cena con sus
correligionarios, sus afines y sus estómagos agradecidos, el provincial
Presidente de
la Diputación
castellonense se despachó en el más puro estilo valle-inclanesco. A propósito
de la lotería y lo favorable, al parecer, que le fueron los hados en el pasado,
lanzó la siguiente secuencia, pensando en el Gordo y deseando que la fortuna le
fuera propicia: I have bought the number 27.931 and if it is the winning
ticket, i will take out my willie and pee in the office of Esquerra Unida. Toda
una ocurrencia tabernaria que, por su mismo carácter tabernario y por decoro
cervantino, nos vemos obligados a que la ciudadanía la lea en inglés. A quienes
no tuvieron la oportunidad de aprender la lengua de su Majestad británica, cabe
indicarles que la frase esta referida, algo más que de forma coloquial, a
ciertas funciones fisiológicas, consideradas incívicas en público, ante la sede
de Esquerra Unida del País Valenciano. Y es que el inglés y la educación
ciudadana son temas muy importantes, que en más de una ocasión andan juntos
acertada o desacertadamente.

En las tierras valencianas fue el
desencadenante de tensiones inútiles y de jocosas pancartas en inglés en unas
calles de Valencia con muchos manifestantes. Porque vamos a ver: en los países
escandinavos, el inglés suele ser una lengua franca en las escuelas cuando el
alumnado alcanza una determinada edad, es decir, no necesariamente en la
casa-cuna o en el parvulario; todo tiene su ritmo y su hora en la vida, y en el
aprendizaje de las lenguas no maternas/paternas también. En las naciones
centroeuropeas de habla alemana, el inglés tiene en las escuelas la misma
consideración académica que las matemáticas y la lengua propia: es una materia
instrumental y, por lo tanto, la nota que obtiene el alumno/a en el idioma de
Shakespeare suma y resta con las demás materias instrumentales para superar un
curso académico. Entre nosotros no tiene tal consideración y, legalmente, suma
y resta en el expediente del alumnado con Educación para
la Ciudadanía o los
trabajos manuales. Hasta hace poco más de dos décadas el idioma extranjero no
se tenía en cuenta en los exámenes de selectividad. Y es que por estos pagos el
que quiera tener el inglés como instrumento de trabajo o comunicación, y a
pesar de los algo más de diez años que se estudia en la escuela, lo aprende en
Irlanda si tiene dinero, o en los Estados Unidos si la economía familiar es
holgada. O en
la
Universidad
, donde se organizan cursos especiales para
intentar, aunque tarde, que se acabe hablando inglés, y…Lo que ustedes
quieran, porque en absoluto andamos el camino adecuado para solucionar el
problema del inglés escolar o de cualquier otro problema de la escuela pública.

Queda mucho por hablar y debatir en
público sobre temas que a todos nos afectan y que, de no solucionarlos,
quedarán como asignaturas pendientes para un septiembre imaginario, en que
tampoco se podrán recuperar. Pero en vez de la palabra reina el silencio, o el
desatino que originó la manifestación del sábado pasado. Y seguiremos con poco
inglés y menos educación cívica o ciudadana, tan necesaria como innecesaria la
asignatura; tan necesaria como innecesaria la grosería incívica de un personaje
público.




Afegeix un comentari

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *