En defensa de Lucio Urtubia. En contra del anónimo Cisneros.

 

 



Lucio Urtubia ha
recibido este verano una fuerte crítica, una puñalada trapera de
parte de un compañero anónimo, que firma José Cisneros. Muchos
libertarios hemos recibido un correo con el texto
“Lucio,
el anarquista fantasioso, o la fanfarronería ilegalista que pone en
peligro el movimiento social”
,
acompañado de una caricatura de Lucio presentándolo como un gordo
Superman atiborrado de dólares. Una portada con mucha mala leche, y
es un buen resumen de las exageraciones del largo e innecesario
texto. Cisneros escribe en un francés académico perfecto, por lo
que suponemos es francés; y de origen español por los
conocimientos de libros en español, Sabater y maquis, la revolución
española, historias internas de CNT y por el seudónimo escogido,
etc.

El compañero Cisneros
intenta desmitificar a Lucio Urtubia, utilizando demagogia, patrañas
refinadas, insultos astutos, en un texto en apariencia bien
contextualizado, con multitud de notas (33), para así simular
seriedad y rigor (artimaña muy utilizada en las universidades para
aparentar que se conoce el tema y mostrar que se está bien
documentado, y así dar valor a cualquier texto carente de lógica y
reflexión seria). Ahí tenemos un falsa crítica, bien construida,
señalando a Lucio de farsante, acusándole de falsificar algunos
hechos de su vida, para beneficio propio. Parece un debate entre
falsificadores, aunque en la introducción Cisneros afirma que no es
un arreglo de cuentas, ni hay envidia alguna de su parte.

En este debate desigual,
toda nuestra simpatía va por Lucio, ya que da la cara, el nombre y
expone de manera pública y continuada su testimonio por multitud de
ateneos, sindicatos y locales alternativos. Y además disfruta en los
encuentros con jóvenes y debatiendo con ellos. En cambio Cisneros
se esconde detrás un seudónimo (por cierto, abominable), y no se
implica personalmente ni en el debate, ni en sus vivencias pasadas,
sean las que sean.

Cisneros conoce el mundo
libertario y la dialéctica situacionista. En el artículo se la pasa
despotricando de los líderes libertarios, decapitandoles a todos,
combatiendo así el culto a la personalidad, desde a Durruti, Ascaso,
a los dirigentes de la CNT, a Sabater, a quien paradójicamente fue a
rendirle homenaje hasta San Celoni para el 50 aniversario de su
asesinato, y por supuesto a Lucio.

Por fuerza algunas
críticas son acertadas, pero el método es el que no me gusta. Los
pone a competir, en plan neoliberal , comparando a los líderes
libertarios entre sí. Por ejemplo, nos dice que Edo es mejor que
Lucio, porque luchó en España; así mismo Sabater es mejor que los
dirigentes de la CNT, por combatir al franquismo en España y con las
armas; nos recuerda que e los anónimos guerrilleros asesinados del
grupo de Sabater tienen tanto o más mérito que el propio Sabater,
quien es el único en recibir reconocimiento y aprovecharse así de
la gesta del grupo. Y así va dividiendo y comparando y poniéndolos
a competir. Al final Cisneros critica a las organizaciones y grupos
del movimiento libertario. Nadie se salva, ni las FIJL, ni Defensa
Interior, ni la CNT del exilio; y el que menos Lucio, por supuesto.

Cisneros pretende
limpiar el movimiento libertario de líderes, ya que según él,
“cuanto más destacados más
fatídicos, como Durruti y Ascaso, ya que viven a costa de miles de
muertos que no se citan”.
Tampoco se
salva el pobre
Enrique Marcos,
contra quien exagera más que la prensa amarilla, acusándole de
enriquecerse con las charlas!!!! Paradójicamente no le interesa
justamente un personaje que falsifica su vida para rememorar a miles
de anónimas víctimas del nazismo.

Tampoco se salvan
los que hacen acciones espectaculares, tipo atracos, individualistas,
que según Cisneros ,
están fuera
del movimiento social , y lo ponen en peligro
.
Y menos se salvan, los que van a reuniones y hacen vida militante,
las hormigas trabajadoras que curran y militan año tras año. ¿Quien
es, pues, este Cisneros? Digo que es un personaje contradictorio,
cultivado, al que se le ha ido la mano en sus críticas a Lucio…

Increíblemente, el
único grupo que se salva es la policía y el gobierno de la época.
A veces el inconsciente y la irreflexión juegan malas pasadas.
Curiosamente, y lo acabo de releer para no equivocarme en tan notorio
lapsus. Efectivamente nos dice que
“la
policía política española siempre muy bien informada, presintió
que detrás de los atracos de Sabater , que eran poco corrientes en
aquel tiempo en Cataluña, estaban grupos anarquistas que buscaban
financiarse
”. Insiste en recordar que
la policía y el gobierno supieron neutralizar y criminalizar a la
CNT con el caso Scala, explicandonos la debacle de la CNT con
precisión y la prueba de la devolución de decenas de miles de
carnets. y
“la policía supo utilizar
muy hábilmente las diferencias y divisiones entre anarquistas”.
Termina
con
“el poder ganó”. Hecho
que no hace falta ni siquiera recordar, lo padecemos cada día.

Los que se salvan y reciben elogio del
compañero Cisneros son los los que hicieron el trabajo sucio del
Estado desbaratando la CNT en auge, los que se infiltraron. Todos
sabemos, y Cisneros también, que aunque en la Scala y otras veces en
la historia les ha salido bien, esta gentuza no son más que unos
asesinos, unos mercenarios, unos arrodillados a los intereses de los
poderosos.

El artículo de
Cisneros me llegó de varios amigos, acompañado de breves notas,
digamos neutras, como éstas:
“mira
este texto, que recibieron los del CRAS”,

o bien,
“os reenvío este artículo
contra Lucio que está circulando por la RED”
.
Mi primer reacción fue mandarlo a la papelera, luego escribir un
texto en defensa de Lucio, en cierto modo el debate y reflexión que
propone el propio Cisneros. Pero escribo sobretodo para animar a
Lucio, ya que el ataque está muy bien realizado, y no vaya a ser
que prefiera disminuir sus charlas y actividad militante por esos
ataques anónimos de los propios compañeros libertarios.

He buscado a
Internet ese tal José Cisneros, y sólo lo he encontrado dos
artículos en “
le Monde libertaire”,
en defensa de anónimos libertarios exiliados de la guerra civil,
cenetistas, artículos que yo podría subscribir, al igual que Lucio
y cualquier anarquista. .

 

La prensa libertaria
hoy.

 

El artículo empieza
diciendo que los textos que entregó al CRAS eran para publicarse a
la prensa libertaria. Y nadie le hizo caso. Hay que decir que los
responsables de la prensa libertaria tuvieron el buen gusto de no
publicar este panfleto con caricatura insultante en portada. Debemos
deducir que Cisneros es él mismo un buen dibujante o tiene un
cómplice que es a su vez un buen caricaturista.

 

No nos
interesa la polémica”

Cisneros miente en
el primer párrafo de manera notoria y maquiavelista:
“la
polémica con Lucio no nos interesa y no es el objetivo principal de
estos textos”
. Miente pues las 15
páginas están dedicadas a desmoronar y insultar a Lucio, hecho que
Cisneros corrobora en páginas posteriores, al afirmar que
“el
objetivo es desmitificar al farsante y fantasioso Lucio”
.
Desde el titulo
“Lucio el anarquista
fantasioso”
hasta las notas finales
tratan de envilecer a Lucio, con interpretaciones y deducciones sin
ningún rigor, que acaban contradiciéndose a cada párrafo.

Cisneros se
contradice, o desinforma, ya que dice que el objetivo es
“abordar
una reflexión lúcida sobre esta época (década 70) sobre el
movimiento libertario”.
Pero al
esconderse en seudónimo no hay posibilidad de debate horizontal, ni
es público, porque al ser envíos masivos de correos, no hay donde
responder. Parece que no le interesa el debate, ni la polémica, ni
debatir sus críticas en Web públicas. Yo difiero de algunas
opiniones de Lucio sobre el Che, o Cuba, y eso es bueno porque los
anarquistas no pensamos todos igual, por eso somos anarquistas, pero
las diferencias no deben separar, al contrario, unir, complementar, y
sabernos únicos, autónomos, libres. Los debates se hacen en
publico, cara a cara, para no acentuar las divisiones internas con
exageraciones, o viéndolo todo negativo.

Cisneros nos dice
que el artículo concierne a Lucio
“tal
como aparece bajo su propia pluma”
.
Los ataques de Cisneros no corresponden con los escritos de Lucio,
ni con el Lucio que conocemos. Voy a poner un sólo ejemplo: Lucio
rinde homenaje a los 4 guerrilleros asesinados junto a Sabater, y
escribe en
“La Revolución por el
tejado”,
(pág. 91) “no
dejo de pensar en los 4 compañeros muertos en el momento en que cayó
Quico”,
que están injustamente
olvidadados como tantos otros luchadores. Cisneros nos cuenta la
historia al revés. Nos explica que Lucio sólo se interesa por los
líderes y héroes y se olvida de los anónimos guerrilleros que
acompañaron a Quico. Lucio escribe:
“al
que más conocía de los cuatro era a Madrigal, eramos buenos amigos,
solíamos salir juntos a cenar y bailar en fiestas. Es algo que no
olvido jamás, pues yo joven y sin experiencia, me opuse a aquel
viaje”.

Sobre
el activismo armado y estafas bancarias.

Trata
despectivamente a los se atacan a los bancos y estafan
multinacionales
“pequeños
chanchulleros y Robin Hoot de pacotilla”.

Afirma de entrada que les tiene
un
profundo desprecio
a
todos estos revolucionarios románticos porque son un ejemplo de
heroísmo espectacular, que no es, por su naturaleza, ni
reproducible, ni generalizable”
.

Lucio no valoriza ni
magnifica los atracos. Son sólo un medio. Sólo dice que ha sido muy
feliz de robar a los bancos más grandes del mundo, y que volvería a
a hacerlo y anima a las personas a hacerlo, ya que es una buena cosa,
ni siquiera lo considera hechos ilegales, reprimibles, ya que son
los banqueros, los auténticos ladrones. Esas actividades dinamizan y
forman parte del movimiento social. Hay que saber quienes son los
ladrones y el riesgo que corren los que roban a los ladrones de este
mundo.

Pensamientos
contradictorios de Cisneros, (a debate?).

Pongamos unos pocos
ejemplos, sobre las ideas de Cisneros, discutibles como las de
cualquiera:

En
estos tiempos malditos de
grave
crisis, que mina el sistema capitalista, …”

. Las crisis nunca han minado al sistema capitalista. Normalmente e
históricamente, las crisis han servido para reforzar, afianzar, y
fortalecer al sistema capitalista enfermo. Eso ya nos lo decía mi
profesor René Lourau en 1974 “las crisis como las enfermedades
sirven para curar organismos”, que seguramente Cisneros conocerá,
al menos por sus libros. Y lo siguen diciendo los economistas
antiglobalización actuales.

Sobre
mitos y héroes
Cisneros tiene
mucho
respeto por los que han luchado
contra el franquismo con las armas
en
la mano. Estamos de acuerdo, pero no tanto con su reflexión
siguiente:
“El respeto pasa por la
reflexión. Es tiempo de abordar una reflexión lucida sobre este
periodo. Pensamos que esa reflexión no se puede construir sobre
mitos”. Mitos y héroes solo funcionan en ausencia del movimiento
social y revolucionario y son la manifestación más evidente de su
ausencia”
. Creo que no se pueden
liquidar los mitos. Los mitos han sido una de las maneras de resistir
de los pueblos. Los mitos bien utilizados son subversivos. Espartaco,
Durruti, Sandino, Ferrer y Guardia, Che etc.., sirven y han servido
para resistir y avivar las luchas, son representantes del pueblos, no
sustitutos. El imperio romano multó durante 100 años a quien
hablara de Espartaco, sus gestas eran caldo de cultivo de movimientos
de liberación de los esclavos. Por eso se silencian, y se intentan
liquidar sus recuerdos y sus obras. Las censuras y críticas
terminan mitificando a los grandes hombres.

El
affaire del Banco Central
no fue como
Cisneros pretende un caso de provocación policial y del gobierno
para destruir y debilitar la CNT. Si que lo fue el caso Scala. Pero
no el banco central. Lo del banco central estaba más relacionado con
los golpistas del 23-F y con con policías del estado y mercenarios
que se afrontaron al gobierno de aquellos años. El que interviniera
algún anarquista, no fue para criminalizar a la CNT.

Síntesis
del pensamiento y reflexión de Cisneros:

“El poder ganó, destruyó y dividió
la CNT, y los cuatro gatos que se salvaron, excluidos de la realidad
social, se dedican a glorificar a sus héroes, un triste
pasatiempo”
. Para esa reflexión, en
la que hay verdades y mentidas La mentira seria que los cuatro
gatos, Cisneros incluido, nos pasamos glorificando héroes. Para eso
Cisneros no debió escribir 15 páginas con 33 notas y una
caricatura. Con una sola página podría haber resumido sus
reflexiones. Debo recomendarle lo que a menudo me aconsejan mis
amigos
“si breve, dos veces bueno”,
pues también soy de los que se alargan innecesariamente. Y por eso
mismo voy a ir terminando.

 

Peirats de nuevo
descontextualizado, tergiversado.

Cisneros
utiliza una frase de Peirats descontextualizada para condenar a los
activistas y dividir a libertarios, cuando Peirats es de los
destacados libertarios que trabajó incansablemente para unir a los
anarquistas, trabajando sobretodo para unir la prensa sindicalista y
anarquista. Cisneros citando a Peirats nos quiere hacer ver que el
activismo no condujo a nada bueno en 1930:
“Esta
actividad creaba, a los que se dedicaban a ello, una especie de
profesionalización… Ademas jugaban con su reputación de ser los
duros y radicales dentro del sindicato. Algunos militantes, es
verdad, los consideraban semi-dioses. Todo esto creaba una atmósfera
muy nefasta…”.
El activismo de
Durruti, Ascaso y muchos otros libertarios condujo a la revolución,
al verano anarquista de 1936, en Barcelona. Evidentemente entre otros
muchos factores. Lo importante no son las acciones ilegales sinó las
políticas. Los atracos de Garcia Oliver, durruti, como las de
cualquiera no tienen importancia. Las acciones políticas si.

Cisneros
concluye que esta idea de Peirats contra el activismo, se puede
aplicar fácilmente a la década del 1970. Cisneros olvida que en su
declaración de principios ha dicho que no hay que hacerse ilusiones
de la historia, que la historia no reproduce las formas del pasado.

Dice
contradiciéndose
“es urgente someter
al fuego de la crítica bien argumentada e informada los siguientes
temas: acción violenta colectiva, el ilegalismo, las estrategias
colectivas de ruptura…y el role que asumen los primeros al
comprometerse en caminos inciertos.”
.
De todo esto no explica, ni informa ni argumenta, sólo unas ideas
ideas fijas contra la violencia de abajo utilizando la citada frase
de Peirats de manera mecanicista. Luego nos dice que,
sin
tomar a la CNT de modelo, nos puede servir de base, ya que la CNT
supo resolver las cuestiones citadas anteriormente
.

Escribe
alegremente la siguiente banalidad:

“a los expropiadores y a los hazme-reír que alaban sus aventuras:
el dinero nunca ha servido para hacer emerger, provocar, cualquier
movimiento revolucionario…”. S
abemos
que las causas que provocan movimientos revolucionarios son el
hambre, la conciencia social y el abuso de los que roban. Pero
también, que la guerra la ganaron 4 mediocres generales porque
tenían a banqueros detrás y el apoyo financiero de países
extranjeros. Por lo que se sabe, los Estados Unidos gana sus
batallas por Latinoamérica y por doquier porque tiene diez mil veces
más medios que los países que masacra, somete yo expolia. El dinero
algo cuenta, y como dicen historiadores está detrás de todas las
guerras y corona a reyes y dignifica a generales y asesinos.

En fin, para no
alargarnos, muchas notas y poca coherencia discursiva.

El seudónimo.
Cisneros.

El compañero “Cisneros”
se ha puesto el seudónimo de una rata asquerosa venezolana, una rata
socialdemócrata, una rata que que financió el golpe contra Chávez.
Cisneros es de los ricos del mundo, el segundo más rico de
Latinoamérica, amigo de Felipe González, que controla los medios en
Latinoamérica y también España, con inversiones en Telecinco,
Prisa, etc. Muy mal gusto que se ponga el seudónimo de un terrorista
de Bilderberg, de un conspirador, de un financiador de conspiradores,
de acciones sucias. Sabemos de la existencia de un tal Cisneros
ilustrado, un civilizado en medio de una guerra de sectas, pero en
estos tiempos que los criminales de Bilderberg nos roban
descaradamente y acaban de poner al paro 30 millones de personas, no
es un seudónimo apropiado.

Cisneros y los de su
calaña son unos terroristas, que cuanto más conspiran, más se
enriquecen. Así vamos…

Sugerencias finales a
Lucio y a Cisneros.

A
Lucio: sigue dando caña y entusiasmando a los jóvenes. No hagas
caso a críticas anónimas.

Al
compañero Cisneros: utiliza tu talento para criticar a los
poderes; sigue con tu acertada defensa de los anónimos para
impulsar el reconocimiento de anónimos. Utiliza tu aversión, sana
aversión, al culto a la personalidad y a los líderes, para
denunciar el autoritarismo, nepotismo, y abusos de poder que hay en
todas las organizaciones, pero no para liquidar a destacados
libertarios y demoler los merecidos reconocimientos que se les hacen,
que siempre serán pocos. Y cámbiate de seudónimo.

Cada
autobiografía es una pieza de puzzle que nos ayuda a comprende mejor
a las personas y a nuestro movimiento y la sociedad en la que
vivimos. Haznos la tuya.

Idea Final

Y por
ultimo, si Lucio se ha adjudicado un atraco de más, hecho sin
importancia, y que preocupa exageradamente a Cisneros, ¿qué más
da? Muchos son los que se han adjudicado atracos de menos. Y además,
a un falsificador no se le puede exigir que no falsifique un poco su
vida, cuando eso lo hace todo mundo. No seria un buen falsificador.

Txema
Bofill

 

Si
la lectura de este artículo os ha sido útil, hacedla circular”


Afegeix un comentari

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.