sanitat pública 3/ els remeis…

És pitjor el remei que la malaltia – dita popular –

Una història fictícia, o no, que explica amb humor el drama dels fàrmacs, la salut pública, els metges, els químics que els formulen, els laboratoris que els fabriquen i els organismes que els examinen.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 

Don Jose se encontraba bien de salud, hasta que su mujer, preocupada, le dijo:

-Pepe, vas a cumplir 65 años, es bueno que te hagas una revisión médica-

-¿Y para qué?, si me siento muy bien-

-Porque la prevención debe hacerse ahora, cuando todavía te sientes joven-, contestó su esposa.

Por eso Pepe fue a consultar al médico.

El médico, con buen criterio, le mandó hacer exámenes y análisis de todo.

A los quince días el doctor le dijo que estaba bastante bien, pero que había algunos valores en los estudios que había que mejorar.

Entonces le recetó Atorvastatina Grageas para el colesterol, Losartán para el corazón y la hipertensión, Metformina para prevenir la diabetes, Polivitamínico, para aumentar las defensas. Norvastatina para la presión, Desloratadina para la alergia.

Como los medicamentos eran muchos y había que proteger el estómago, le indicó Omeprazol y Diurético para los edemas.

Pepe, fue a la farmacia y gastó una parte importante de su jubilación.

Al tiempo, como no lograba recordar si las pastillas verdes para la alergia, las debía tomar antes ó después de las cápsulas para el estómago, y si las amarillas para el corazón, iban durante o al terminar las comidas, volvió al médico…

Este, luego de hacerle un pequeño fixture con las ingestas, lo notó un poco tenso y algo contracturado, por lo que le agregó Alprazolam y Sucedal para dormir.

Don Jose, en lugar de estar mejor, estaba cada día peor.

Tenía todos los remedios en el aparador de la cocina y casi no salía de su casa, porque no pasaba momento del día en que no tuviera que tomar una pastilla.

Tan mala suerte tuvo Pepe, que a los pocos días se resfrió y su mujer lo hizo acostar como siempre, pero esta vez, además del tilo, canela, limón con miel, llamó al médico.

Este le dijo que no era nada, pero le recetó Tabsín día y noche y Sanigrip con Efedrina. Como le dio taquicardia le agregó Atenolol y un antibiótico, Amoxicilina de 1 gr. cada 12 horas por 10 días. Le salieron hongos y herpes y le indicaron Fluconol con Zovirax.

Para colmo, Pepe se puso a leer los prospectos de todos los medicamentos que tomaba y así se enteró de las contraindicaciones, las advertencias, las precauciones, las reacciones adversas, los efectos colaterales y las interacciones médicas.

Lo que leía eran cosas terribles. No sólo podía morir, sino que además podía tener arritmias ventriculares,

sangrado anormal, náuseas, hipertensión, insuficiencia renal, parálisis, cólicos abdominales, alteraciones mentales y otro montón de cosas espantosas.

Asustadísimo, llamó al médico, quien al verlo le dijo que no tenía que hacer caso de esas cosas porque los laboratorios las ponían por poner.

-Tranquilo, Don Jose, -no se excite- le dijo el médico, mientras le hacía una nueva receta con Rivotril con un antidepresivo, Sertralina de 100 mg. Y como le dolían las articulaciones le dieron Diclofenac.

En ese tiempo, cada vez que Pepe cobraba la jubilación, iba a la farmacia.

Tan mal se había puesto que un día, haciéndole caso a los prospectos de los remedios, se murió.

Al entierro fueron todos, pero el que más lloraba era el farmacéutico.

Aún hoy, su esposa afirma que menos mal que lo mandó al médico a tiempo, porque si no, seguro que se hubiese muerto antes.

Este mensaje está dedicado a todas mis amigos, ya sean médicos o pacientes..

Ah, si no hubiera tomado nada y hubiese seguido con su régimen casi naturista con: conejo, pollo con o sin piel, pavo, lechuga, aceite de oliva, frutas, verduras de todos colores, poco sal y poco azúcar, con una copita o dos de vino tinto, un güiskito de vez en cuando y caminando 6 mil pasos diarios, estaría vivito todavía.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Estic plantejant-me seriosament, de fet ja ho estic fent, consultar a professionals amb solvència i externa al servei públic de salut per contrastar una alternativa no tòxica pel meu cas personal i tractament de la cardiopatia isquèmica.
Estic progressant i recuperant-me, lentament de l’episodi nefast de l’Atenolol.

Desconfio de la farmacologia que destarota. Dels metges que recepten per inèrcia, o desconeixent, ignorant els efectes adversos de molts medicaments. Desconfio dels mateixos químics que les formulen. Desconfio dels laboratoris que els fabriquen, i no afinen prou per la possible qüestió economicista costos-beneficis. Desconfio per possible connivència dels organismes oficials que els han d’examinar i donar el vist i plau els medicaments per comercialitzar-los.

post publicat aquí https://romanidemata.wordpress.com/2019/03/13/es-pitjor-el-remei-que-la-malaltia-dita-popular/

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *