Biocultura i Som lo que sembrem

Ahir vaig poder passejar, un any més, entre els stands de la fira Biocultura. Vaig constatar l’increment tant de la quantitat com de la qualitat dels stands, així com l’indiscutible creixent interès ciutadà pels mateixos, tenint en compte les cues de gairebé tres quarts d’hora o d’una hora que sovint calia fer per aconseguir entrar-hi. Una de les activitats estrelles era la recollida de signatures de la campanya Som lo que sembrem en favor d’una ILP que faci de Catalunya una Regió Lliure de Transgènics, a la qual vaig afegir la meva rúbrica, fermament convençut que cal que Catalunya avançi, i encapçali, una gran revolució agrícola en quant al foment de la cultura no transgènica. Anem, penso, pel bon camí, tot i que sigui a ‘ritme de cargol’. La prova és que fins i tot un mitjà tant anti-tota proposta provinent dels moviments ecologistes com La Vanguardia publica avui una entrevista amb Carlo Petrini, un dels fundadors del moviment Slow Food, i admet que aquest moviment (segueix…)
està guanyant cada cop més força a Catalunya. No recordo ja quantes
vegades he llegit a aquest i d’altres mitjans que això de proposar una
Catalunya lliure de Transgènics era una involució, o quantes vegades
m’he trobat sol, en debats amb col.legues d’altres formacions
polítiques, de totes, defensant aquesta idea.

Ara, fins i tot la
Comissió Europea comença a ‘tenir dubtes’ i a aplicar el ‘principi de
precaució’. Res que ens hagi de sorprendre, però que cal agrair.
Algunes persones, moltes de fet, fa temps que simplement demanàvem
això, precaució, i per fer-ho sens acusava de poc menys que de
neandertals. Però quan un hi creu, en una idea, no pot defallir. I la
raó poc a poc es va fent espai.

Ja ho deia Gandhi: ‘Primer t’ignoren, després et ridiculitzen, a continuació se t’enfronten, i finalment tu guanyes‘.

Aquesta
ha estat sempre la dinàmica que ha acompanyat la incorporació dels
principis ecologistes en las estructures de poder. Seria desitjable
intercanviar els tempos. Però a aquestes alçades cal ser conscients de
la realitat que ens envolta. I mirar de transformar-la.

Ara ja
no fa por, almenys no tanta, fer preguntes, qüestionar-se certes
‘evidències empíriques’ segons la qual la proliferació de manipulació
transgènica és inòcua. Ara, almenys, és legítim fer-se preguntes. I ho
celebro.

Ja ho diu Petrini:

Somos
lo que sembramos

Coge
fuerza en Catalunya el movimiento en contra de los cultivos
transgénicos | Carlo Petrini afirma que Catalunya debe
cambiar con urgencia a una agricultura más sostenible

Xavier Mas de Xaxàs | Barcelona
| 12/05/2008 | Actualizada a las 03:31h

Antes
del alimento está la semilla, pero esta, origen de nuestra vida, ya no es la
que era por culpa de una producción agrícola industrializada que promueve las
semillas transgénicas. Frente a este orden económico, coge fuerza en Catalunya
un movimiento denominado Som lo que Sembrem (somos lo que sembramos), que
persigue impedir la extensión de los cultivos transgénicos. La feria
BioCultura, la más importante de España dedicada a la agricultura biológica,
que se ha celebrado este fin de semana en el Palau Sant Jordi de Barcelona, ha
impulsado una movilización ciudadana sin precedentes. A la cabeza está Carlo
Petrini, presidente de Slow Food, una asociación internacional en defensa de
los alimentos buenos, limpios y justos.

“Es una lucha que
iniciamos hoy y que la hacemos por nuestros hijos, porque la crisis alimentaria
es el mayor problema que tiene la humanidad”. Petrini, entrevistado ayer
por la mañana en una antigua vaquería del Eixample reconvertida en bar de
copas, está convencido de que la victoria final estará de su parte. “La
industria agroalimentaria cambiará – asegura-. No tendrá más remedio”, y
lo hará por la presión de una ciudadanía que cada día exige mejores alimentos y
que desea recuperar el orgullo por los productos autóctonos.

Tres horas después de atender a La Vanguardia,Petrini repetía las mismas ideas
en una sala del Palau Sant Jordi que se quedó pequeña para escucharle. Unas
trescientas personas asentían a cada una de sus aseveraciones. Eran la punta de
lanza de un movimiento que va camino de recoger 50.000 firmas para forzar al
Parlament a que declare a Catalunya libre de transgénicos. España es el país
con más maíz transgénico de Europa: 56.000 hectáreas, de las cuales 20.000
pertenecen a Catalunya. En toda Alemania, por ejemplo, sólo hay 8.000. Francia,
Italia y Grecia se niegan a aceptar este tipo de cultivo.

Petrini piensa que España y Catalunya deben cambiar rápidamente a una
agricultura más sostenible porque “la agricultura intensiva que han
practicado ha contaminado el suelo, le ha restado fertilidad y ha reducido
drásticamente la biodiversidad”.

Un país orgulloso de su gastronomía debe, a su juicio, conseguir que los
cocineros, además de salir en televisión con nuevas recetas, planten cara a la
industria y digan, como están a punto de hacer en Francia figuras de la talla
de Alain Ducase, que se oponen a los alimentos modificados genéticamente.

Una de las razones de esta modificación está en producir alimentos más
resistentes a las plagas y más aptos para el transporte. Petrini, sin embargo,
insiste en que son perjudiciales porque consumen mucha agua y reducen al
campesino a un simple peón de las multinacionales.

Propone, a cambio, un regreso a la agricultura de proximidad, capaz de colocar
productos frescos con mucha rapidez en un mercado cercano al consumidor, donde
este consumidor, asimismo, pueda conocer la forma en que se han cultivado.
“Volverán las vaquerías”, asegura frente al mostrador de la que antes
había en el cruce de Tamarit con Rocafort. “Leche fresca, cada mañana,
traída de una granja cercana”. Petrini sonríe imaginando este futuro que
“está más próximo de lo que creemos”.

Foto: Carlo Petrini. Font: SlowFood

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *