Massacre a les Illes Feroe

Com cada any per aquestes dates proliferen les denúncies sobre una de les tradicions més cruels i anacròniques que tenen lloc dins de la UE, amb animals com a víctimes. En aquesta ocasió és la ‘tradicional’ massacre de balenes pilot (calderons) a les costes de les illes Feroe, a Dinamarca. Admeto que he quedat consternat per les sagnants imatges que ens arriben. La que he escollit per il.lustrar aquest apunt (n’hi ha moltes més) és especialment preocupant, ja que s’hi veu families senceres observant ‘l’espectacle’ amb total naturalitat. Per tot plegat he dirigit la següent pregunta a la Comissió i al Consell: 

Pregunta de Raül Romeva i Rueda a la Comisión Europea y al Consejo, sobre la matanza de delfines calderón en las islas Feroe.

Cada año, en la costa atlántica de las Islae Feroe, pertenecientes a Dinamarca, se produce la ‘tradicional’ caza de calderones (Globicephala Melas o Globicephala Macrorhynchus). La ‘tradición’ se remonta a 1584, y es una práctica que cada año comporta la muerte de entre 2.500 y 3.000 ejemplares. Se utilizan naves pesqueras para conducir las ballenas piloto del Atlántico Norte y a las Migratorias del Mar del Norte hacia la costa, donde las atan y arrastran hasta que quedan varadas. Una vez allí da comienzo una carnicería que tiñe el mar de rojo sangre, resultado de los garfios que los jóvenes clavan a sus víctimas para arrancarles las entrañas. Las numerosas imágenes disponibles de este hecho, como las de Ail-Alshara, son, sin duda, escalofriantes.

Más allá del número, sin embargo, las imágenes de cómo se llevan a cabo dichas matanzas, y el valor ‘simbólico’ que se concede a dicha ceremonia, especialmente como ritual de entrada en la edad adulta y de muestra de virilidad para los hombres jóvenes, suponen un ejemplo más de ‘anacronismo popular’ que tiene a los animales como víctimas.

Uno de los argumentos de quienes defienden dicha actividad es que se trata de una matanza para consumo local. No obstante, es preciso tambien recordar que el consumo de órganos, carne y grasa de delfines calderón de aleta larga (Globicephala Malaena) por parte de los habitantes de las islas Feroe es igualmente preocupante, ya que esta especie ha sido identificada como una de las principales fuentes de organoclorados (COPs y PCBs).

Soy consciente del reconocimiento de la situación nacional, histórica y geográfica especial con la que cuentan las Islas Feroe, y de que la ley N.º 137 del 23 de marzo de 1948 estableció un ordenamiento de reglamentación de autogestión para las Islas Feroe. Según dicha ley, las Islas Feroe son una comunidad autónoma dentro del reino de Dinamarca, con amplia competencia legislativa independiente, dentro de los marcos de las obligaciones internacionales de Dinamarca. Entre las áreas que abarca la autogestión se encuentra la caza de calderones dentro de los límites de las 200 millas marinas.

Sin embargo, y en base a, entre otros textos, la Declaración Universal de los Derechos de los Animales de la UNESCO, considero pertinente que la UE, a través de sus instituciones, demanden a las autoridades de las Islas Feroe, así como a las danesas, que acaben con esta anacrónica y cruel fiesta, nada acorde con el concepto de humanidad que debería prevalecer en pleno siglo XXI.

¿Está la Comisión / Consejo al corriente de dicha práctica?
¿Ha tomado, o piensa tomar, alguna medida para instar a su cese?

Font foto: Ail Alsahara.

Un pensament a “Massacre a les Illes Feroe

  1. Buena declaración, y como reflexión supongo que debe de haber un sistema alternativo de consumo; desde luego es una crueldad,somos omnivoros, pero eso no justifica ciertas acciones. Las tradicions solo se pueden corregir mediante la concienciacion desde pequeños, como muy bien observas, quizas mas preocupante que la propia matanza, son los observadores impasibles. Me pregunto con prespectiva historica como seremos recordados. 

    Buena propuesta Raül, es un orgullo tenerte como diputado

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *