Massa damnata

Llegint La luz de una candela, una obra curta de José Jiménez Lozano, m’he topat amb una colla de pensaments que sotraguegen la nostra societat i que vull compartir amb els possibles lectors d’aquest blog:

Maurice Blanchot, glosando a Kafka, dice que escribir es una forma de oración. Y lo es. O, si no, es cacareo.

[…]

Cada vez resulta más claro que es imposible afirmar algo, opinar sobre algo,, aportar incluso una información de calidad  y bien contrastada por el pensamiento o la experiencia de siglos, porque ello resulta ininteligible o hasta ofensivo, ridículo desde luego. La transmisión de la cultura es imposible. La mentalidad mayoritaria –incluida la de las minorías científicas de todos los colores y pretensiones– reserva el conocimiento a los expertos y, por lo tanto, también los juicios sobre la realidad o el encadenamiento lógico.. El juicio personal, el ejercicio libre de la inteligencia y el discurso espontáneo, contradictorio, investigativo, nos están prohibidos. Sólo la dogmática de los expertos cuenta: tan lejos estamos de Sócrates y tan cerca de Torquemada. […] estamos en una civilización en la que preguntarse por el sentido es sólo muestra de provincianismo o restos de la antigua miseria intelectual […] El mundo en que vivimos es demasiado agresivo y brutal — “competitivo” dicen sus pontífices–, y está regido por la teología calvinista de la predestinación económica y social. Ese mundo elige a “los suyos”, los salva y los introduce en el Paraíso. El resto es la “massa damnata” condenada al infierno de la insignificancia y la nada. […] Lo que sé es que se están tomando todas las medidas , no para impedir “un despertador cultural”, sino para asegurar la idiocia: desde la primera enseñanza –ya una ignorancia general básica– hasta las grandes teorías de cuño universitario sobre arte y literatura, la democracia cultural y etc. El entierro de la memoria sobre todo y la no significatividad del lenguaje: lo mismo es la palabra de la víctima que la del verdugo.[…]

La idiocia combinada con la crueldad o la indiferencia total por las gentes, hace decir, a politicastros, intelectuales y escribidores de periódicos, que el progreso y la modernización de las estructuras exigen “estos sacrificios”.

 

 

 

 

Aquesta entrada s'ha publicat dins de General i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari