Organización Comunista Lucha de Clases-OCLC

Primero fue la célula del Front Obrer de Catalunya-FOC, a principio de los años 60 y el núcleo obrero de La Maquinista Terrestre y Marítima en Barcelona. Después de salir de la cárcel, Daniel Cando creó en diciembre de 1971 la revista “Lucha de Clases”. Su último número -el que hacía 28-, apareció en marzo del 76. El FOC ya estaba disuelto. Un grupo de gente que querían hacer algo parecido a “Qué Hacer” pero más marxista y leninista, y que leían, algunos, la revista italiana “Lotta Continua”, crearon “Lucha”. Su primer número trató sobre la huelga de Maquinista (…)

Al entorno de la publicación colaboraban: Àngels Soler (de Salvat, Printer, Baix Llobregat), Manel Pasarín, Quim Encinas, Santi Udina, Francesc Arbolí -procedentw de “Cuadernos Rojos”-, August Gil Matamala -también de “Cuadernos Rojos, pero que a diferencia de Arbolí, no militó en OCLC-, alguien de “Cuadernos Rojos”, Josep Olivé…

 

Eran gente, básicamente joven, que se organizaron para formarse. El centralismo democrático, para ellos, consistía en que “quienes ‘piensan’ son los intelectuales; las cosas las explican los cuadros medios y las decisiones las ejecutan los currantes”. Hay que tener en cuenta el contexto de la época, insiste Daniel Cando: “éramos obreristas, favorables a la Revolución Cultural china, había el trotskismo con la teoría de la revolución permanente, éramos republicanos, revolucionarios, y por tanto no éramos tan diferentes como otros grupos, además, no sabíamos nada sobre la república de 1932, la guerra, el PSUC, el PSOE, el PCE…”. Era un grupo de gente muy joven, unos románticos… Con lo aprendido en el FOC que era la necesidad y la importancia de la formación, crearon círculos de formación –en uno de ellos, cuenta Cando, en Cornellà de Llobregat, estuvo Josep Montilla-.

 

A parte de la revista “Lucha”, crearon unos cuadernos de color azul sobre cuestiones temáticas: lucha de clases, plusvalía… que consiguieron éxito. Y con los contactos que se tenían, otra gente que los contactó, decidieron crear un grupo político. En cuanto a círculos de formación, hubo 4 o 5 con 15-20 miembros cada uno.

 

Organización Comunista Lucha de Clases

 

El caso es que reunieron unos 250 miembros. Se incorporaron dos ex PCE (i): Tono Albareda y José Pérez García (éste hizo la mili en Menorca, y arrastró al grupo a 50 menorquinos que vivían en Maó. Con él, estuvieron Paco Casero –fundador del SOC y futuro secretario general-, y Paco Lora. Casero vivió a parte de en Menorca, en Barcelona, trabajando en Hispano Olivetti. Cuenta Cando que Casero estaba angustiado y obsesionado con la idea de crear un sindicato de jornaleros. Decía que en Andalucía no había campesinos sino jornaleros, que ello era un error de concepción del PCE). El grupo tenía una cúpula llamada “Órgano Dirigente”-OD e implantación, poca, en el Baix Llobregat (Printer, Corberó…); algo en Vallès Oriental (Ignis…), bachilleres (llamado Sector Estudiantil) sobre todo de Barcelona, y alguno en el Baix Llobregat –este Sector contaba con su órgano de prensa “Arma”, que salió en diciembre de 1973, y tenía una cincuentena de militantes).

 

Los socios

 

Gracias a los contactos de “Octubre”, OC Lucha de Clases, contactó con otros grupos de parecidas características, eran los socios del futuro Partido Comunista de Unificación-PCU. Se trataba de:

 

. Larga Marcha a la Revolución Socialista-RS (conocidos popularmente por los “zapatilleros”, en referencia a lo de larga marcha). Fue un grupo de extracción universitaria que creó una base sobre todo obrera. Eran fuertes en Zaragoza (Balay), Arnedo, con gente de la JOC. En Nafarroa tuvieron fuerza en fábricas de la capital y Tudela. Estuvieron, en ambos sitios, en empresas y en barrios. Podían ser unos 400 o 500 miembros. Principales dirigentes: José Ramon Biescas, Ricardo Guelbenzu “Daniel Celayeta”, Pedro Arrojo, Lázaro, “Rubio”, Paco Polo… Cabe decir que antes de emprender la confluencia con sus socios en el futuro PCU, Larga Marcha intentó un proceso de fusión con la Organización Comunista de España (Bandera Roja), que no culminó.

 

. Comité de Gipuzkoa. Eran muy pocos, unos ¿10? Procedían de ETA, de la ETA comunista. Con poca influencia.

 

. OC Información Obreira. Venían de una huelga general de bachilleres en Vigo. Tenían una abrumadora base obrera. Podían ser un centenar o más. La mitad no sabían hablar castellano, pero escribían en castellano por aquel obrerismo de que a la clase obrera hay que hablarle en castellano.

 

El nuevo PCU, que duró un año, acabó fusionándose con el PTE, tuvieron a 2 de los 6 miembros de la secretaria del PTE fusionado. Y alcanzaron, como PCU, unos 800-900 miembros.

 

La historia finalizó en 1980, con la disolución del propio PTE.

 

  http://twitter.com/perermerono

 

CANIGÓ, setmanari independent dels Països Catalans

 

Afegeix un comentari

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *