Coses a dir

Anotacions diverses de Mònica Amorós

Publicat el 22 de maig de 2011

Un mal negoci…

Rebo un correu amb un tros d’aquest article, al cap d’uns dies rebo un correu similar per una altra banda. En comprovo l’origen i en trobo moltes referències a la xarxa, però a La Vanguardia ja no hi està penjat, al bloc sí i comprovo que a còpia d’anar passant d’una banda a l’altra n’ha quedat un resum i ha canviat de l’original que és molt més llarg.

És un article que fa reflexionar, tot i què m’agradaria saber d’on treu les dades… aquí el teniu sencer:

Un mal negocio
La Vanguardia
David García 18/11/2010 (article sencer)

Mientras el independentismo catalán de principios de los 80 y de los
90, pese a ser portador de la actual llama, respondía en muchos casos a
cuestiones identitarias, que en algunos casos
imposibilitaba una mayor aglutinación; podemos decir que a día de hoy
se puede constatar con soltura a equivocarnos que el independentismo
catalán del siglo XXI es transversal, plural, cívico y sobre todo
democrático, por ello no deja de aumentar. El independentismo catalán
crece porque las razones para apostar por un nuevo estado, son muchas y
muy diversas; la cuestión económica, la supervivencia cultural, la
profundización a nivel democrático, el derecho inalienable que tienen
los pueblos a decidir su futuro, las cuestiones históricas, los
agravios comparativos con España, la voluntad de vivir mejor, etc.


Por ello el abanico de razones son numerosas y porque la actitud del
estado español hacia Catalunya no ha hecho nada más que contribuir y
aumentar la desafección de los catalanes hacia a la España monolingüe y
centralista. Por contra, el españolismo o unionismo en Catalunya sólo
responde a día de hoy a puras razones identitarias, pero más allá de
estas razones no se expone ningún argumento que justifique la actual
dependencia de Catalunya con España. Y aquí, pese a que el discurso economista
no entusiasme a ciertos colectivos independentistas, es donde podemos
tejer complicidad con ciertos sectores de la sociedad catalana que
hasta ahora no mostraban demasiadas simpatías hacia el independentismo.
Al final, no sólo la situación cultural muestra el espíritu
colonialista de España con Catalunya, el aspecto económico diría que es
donde actualmente se visualiza de manera clara y rotunda la política
colonial que fomenta la España constitucional respecto a Catalunya.


Porque si dejamos las razones identitarias a un lado y nos centramos
en el día a día, ¿quién puede defender el espolio que padecemos todos
los catalanes, independientemente de si se sienten españoles o
catalanes?


¿Quién puede defender por razones identitarias que España robe a Catalunya 60 millones de euros al día a partir del déficit fiscal?

(Continua)

¿Quién puede defender que los estudiantes catalanes reciban
sólo el 5% de todas las becas del estado y los estudiantes de Madrid
reciban el 58%?

¿Quién no querría ver aumentada por meras cuestiones identitarias la
renta per cápita anual de los catalanes en unos 2.400€ al año si
tuviésemos seguridad social propia?

¿Quién puede defender que el “Ministerio de Cultura” haga un gasto anual por cada español de 47€ y por cada catalán sólo de 5€?

¿Quién querría viajar por puras cuestiones identitarias con el 40%
de los trenes construidos por el estado durante la década de los 70 que
se consideraron obsoletos y que aún circulan por Catalunya, mientras
que Madrid sólo tiene el 4%?

¿Quién no querría ver a su país 7 veces más rico como dijo el Premio Nobel de Economía Aplicada en la UB el pasado mes de mayo?

¿Quién puede defender por causas identitarias que 1 de cada 3 años
el Ministerio de Fomento no invierta nada de nada en Catalunya?

¿Quién quiere, pese a ser catalán y sentirse español, que cada año
nos roben 20.000.000.000 de euros (11% del PIB), siendo así la región
del mundo que sufre más déficit por parte de su gobierno? ¿Realmente
sentirse español en Catalunya compensa eso?

Como residente en Catalunya, ¿quién puede tolerar, por cuestiones
identitarias, que por cada 12,7 millones de euros que se invierten en
medio-ambiente en el aeropuerto de el Prat, se inviertan 300 millones
al de Barajas?

Por muy españolista que uno sea en Catalunya ¿se puede defender que
entre 1985 y 2005 sólo se hayan construido en Catalunya 20km de
autovías mientras que en Madrid se hagan cerca de 900 en idéntico
periodo?

Por motivos identitarios ¿se puede aceptar y no protestar cuando en
Catalunya sólo se invierte un promedio del 12% del PIB español anual
pese a aportar el 22% del mismo PIB español?

¿Realmente las razones identitarias compensan el agravio que hemos
sufrido por ejemplo con el AVE? EN Catalunya, por el AVE, el gobierno
invirtió 316€ por catalán, pero en el mismo año invirtió 1.198€ por
andaluz, 894€ por madrileño, 574€ por aragonés y 407€ por
castellanomanchego.

¿Justifica el sentimiento de identidad pagar peajes y más peajes?

Es preciso ser estúpido para defender la dependencia de Catalunya
con España cuando nosotros los catalanes, independientemente de si nos
sentimos españoles o catalanes, si vamos con la roja o no, estamos
perdiendo la oportunidad de vivir mejor. Estamos perdiendo la
oportunidad de dar un futuro mejor a nuestros hijos por una cuestión
identitaria y si uno se para a pensar fríamente llega a la conclusión
que nadie no podría llegar en tolerar por una cuestión identitaria tal
contradicción. ¿Aquellos que son tan identitarios aceptarían sufrir un
agravio al revés?

España es un mal negocio a nivel cultural pero sobre todo a nivel
económico, y lo es porque tratar a Catalunya como una colonia forma
parte del su leitmotiv nacional.

http://www.lavanguardia.es/lv24h/20100803/53976618206.html

Un comentari d’interès fet a l’article:

Garcilaso escrigué:


Bien sabido es por todos los conocedores de la historia de España
que nuestra querida patria viene marcada por un estilo en hacer las
cosas proveniente del colonialismo. Mientras en todo el mundo, incluido
en Cataluña, se estava desarrollando la revolución industrial, mediados
del siglo XVIII i principios del XIX, en Castilla no se veía la
necesidad de tal revolución, las arcas del estado andaban boyantes
gracias a la explotación de los recursos de las colonias. Por este
motivo la revolución industrial paso desapercibida en toda Castilla,
mostrándose aun actualmente un vacío industrial, y por consiguiente, una
falta de generar recursos que hoy en día aun podemos percibir.
Conocedores somos de que esta falta de ingresos se ha paliado con la
explotación de las pocas colonias que actualmente conserva España, la
principal de las cuales es Cataluña. Debido a esta condición de colonia
española Cataluña debe seguir pagando tributo a la madre patria,
actualmente un 10% de su PIB, es decir de cada 1000E que paga cada
catalán, 650E están dedicados a la sanidad, educación y infraestructuras
de dicha colonia y 350E están dedicados a la sanidad, educación y
infraestructuras de la madre patria, en contrapartida a esta gran
generosidad del pueblo catalán se han creado medios de comunicación como
Intereconomia capaces de escupir diariamente a la cara, y porque no,
mearse en la boca, de tan generosos contribuyentes, insultándolos,
vejándolos y menospreciando su cultura y su lengua. Todo esto con el
beneplácito de PSOE, PP, tribunales constitucionales y superiores y de
primera instancia y asociaciones de vecinos. El único problema puede
venir dado por que un día a estos se les hinchen los bemoles, y debemos
decir que últimamente se observa una inflamación considerable de tal
parte anatómica de los susodichos catalanes.



Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc està protegit per reCAPTCHA i s’apliquen la política de privadesa i les condicions del servei de Google.

Aquesta entrada s'ha publicat dins de Coses meues per Mònica Amorós i Gurrera | Deixa un comentari. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent