La realidá llingüística d’Asturies nun va ser televisada

Anque hoi pueda parecer mentira, la relación del asturllionés cola televisión ye más vieya tovía que’l movimientu de defensa de los derechos llingüísticos. Empezó, cuando menos, en 1969, de la mano d’un Victor Manuel que cantaba en Televisión Española ‘Un cura d’aldea‘. La música, yá daquella, demostraba tar a la cabeza de la visibilización de la llingua.

Más p’alantre, la presencia del asturiano nos medios de comunicación convirtióse nuna de les principales reivindicaciones llingüístiques, namás superada pola introducción nel enseñu y la recuperación de la toponimia, dos temas nos que, pali que pali y con munches torgues, l’idioma va ganando espacios n’Asturies. Más en concreto, la televisión n’asturiano foi especialmente reclamada, dao que, al igual que fixeren primero movimientos d’otres partes del mundo, Conceyu Bable o la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana víen no audiovisual la ferramienta ideal pa una llingua y una cultura que hasta daquella se transmitieren de forma oral.

 

Les reivindicaciones fueron dando fruto, y dende mediaos de los 80 empezaron aprucir espacios televisivos que se mandaben del asturllionés como llingua vehicular, si bien de manera discontinua y non siempre col mayor procuru llingüísticu. Pero daquella yá existía la Llei del Tercer Canal, y la palabra d’orde n’Asturies yera entós la creación d’una televisión autonómica. Y esta nun diba llegar hasta’l 2005.

 

Frente a la primera fornada de televisiones autonómiques, creaes nos años 80 cola idea d’ofrecer espacios de comunicación nes llingües minorizaes (cola excepción de Telemadrid y Canal Sur), el nacimientu de la RTPA respuende a unes circunstancies completamente distintes. Los nuevos entes autonómicos formáronse asociaos al pasu a la TDT, al auxe de la televisión de proximidá y, non poques veces, a la propaganda institucional y la corrupción política. De toos ellos, sólo IB3 nació con una cierta voluntá de  normalización llingüística y nes lleis de creación de los entes d’Aragón y Asturies, les referencies mínimes a la lingua quedaron bien lluego en papel moyao.

 

Con éstes, nun ye d’estrañar qu’hasta marzo del 2007 nun se pudiera sintir na Televisión del Principao d’Asturies siquier un programa n’asturiano, y que, dende aquella, la presencia de la llingua fuera totalmente marxinal. Nel informe que vien de sacar la Xunta pola Defensa de la Llingua sobre l’asturiano nel ente rescampla claramente esa marxinalidá: namás un 4,6% de la programación actual de la televisión ta n’asturllionés y el gallegoportugués d’Asturies ye cásique inexistente. Podemos contrastar estos datos con otru, tamién recoyíu en dichu informe: a finales de los 80, un 20% de la producción total de la Productora de Programas del Principao d’Asturies taba n’asturllionés. Quiciabes ye cierto que la llingua ganó daqué espacio nos programas en castellano, pola voluntá de dellos profesionales o la propia realidá sociollingüística (un espacio, too hai que dicilo, a veces atacáu pol propiu asturianismo). Pero la representatividá ridícula de programas n’asturllionés y gallegoportugués solo respuende a una voluntá política d’exterminiu llingüísticu, máxime cuándo l’audiencia de los programas n’eses llingües se tien revelao como mayor a la del resto de la programación.

 

Pero la glotofaxa de la televisión pública asturiana nun apara ehí. Va poco, Iniciativa pol Asturianu denunciaba presiones nel ente contra l’uso del asturiano y de la toponimia oficial. Si bien esta afirmación precisa de matices (na aplicación estricta de la llei, los únicos nomes oficiales de los conceyos continúen siendo los castellanizaos), una llectura atenta de los documentos lleva a la conclusión de que l’ataque de la dirección de la cadena llega incluso al español d’Asturies, al considerar campanu o argayu palabres “estranxeres”. Nel so paroxismo, la estratexa de la TPA ye clara: la realidá llingüística d’Asturies, desenvuelta na llingua que sea, nun tien sitiu nesta televisión. 

Afegeix un comentari

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *