Una respuesta y munches preguntes

El 2012 despidióse con ún de los mayores ataques al asturllionés (y al gallegoportugués falao n’Asturies) producíos nos últimos meses. Esti 26 de diciembre dábase a conocer la respuesta del Ministeriu de Fomento del Reinu d’España a la pregunta, formulada pol senador d’Izquierda Xunida Jesús Iglesias, de por qué nun s’usaba la toponimia oficial nos nuevos tramos d’autopistes y autovíes abiertos de recién na comunidá asturiana. Na respuesta, el ministeriu acoyíase a que l’Estatutu asturianu “nun fai en nengún de los artículos una declaración expresa del bable como llingua oficial n’Asturies” y a que “d’acuerdo colo establecío na Norma 8.1-I.C  (…), naquellas Comunidaes Autónomes ensin llingua oficial propia, l’idioma a emplegar na señalización vertical de carreteres será el castellano”. Con arreglo a esto, el gobiernu español defendía la señalización de topónimos deturpaos como *Pola de Siero o *La Caridad, frente a los oficiales y populares La Pola Siero o A Caridá y mesmo afirmaba que “tiense previsto actuar de la mesma manera nos nuevos tramos que s’abran al tránsito nel futuro”.

Primero de too, parez necesario destacar que los topónimos que’l ministeriu defiende enchipáu nun son topónimos oficiales n’asturiano (como diz la pregunta del senador Iglesias, probablemente como una guiñada a Iniciativa pol Asturianu algo desafortunada) sinón topónimos oficiales, a seques. Mesmo obviando que los más de los topónimos d’antiguu uso alministrativu n’Asturies nun son probablemente castellanizaciones, sinón formes históriques fosilizaes y errores de transcripción (¿alguién piensa realmente que *Fuente Lablano sía’l topónimu “en castellano” de La Fonte LAblanu?), la Llei dUso y Promoción del Bable/Asturiano, pola que s’inicia’l procesu de cambiu de topónimos, nun fala de toponimia n’asturiano, sinón “na forma tradicional”, y nos casos nel que’l topónimu sía doble, nun s’establez cuálo ye lo asturiano y cuálo lo castellano, polo que tenemos que suponer (mientras nun se regule lo contrario no que fai al uso de les barres) que lo único d’uso oficial ye la forma plena.

Con éstes, la respuesta oficial carez d’un claru sesgu ideolóxicu contra la normalización llingüística. Primero, porque nun ye verdá que la Norma 8.1-I.C dicte que sólo s’usará el castellano n’aquelles comunidaes que nun tengan otra llingua oficial. Esta normativa dicta que nos topónimos de comunidaes autónomes con llingua propia s’usará la forma oficial, y que nun s’usarán nomes escritos n’idiomes estranxeros, pero nun recueye nenguna disposición al respective d’otres llingües falaes nel Reinu d’España o de comunidaes autónomes onde nun haya llingua cooficial col castellano. Segundo, porque como dicimos la oposición topónimu castellanu/topónimu asturianu ye falsa, y la única que puede ser relevante nel ámbitu alministrativu ye la oposición topónimu oficial/topónimu non oficial. La diferencia ye bien importante: otres llingües del Estao yá saben que la primera oposición lleva a l’aparición nes carreteres de topónimos deturpaos y d’uso illegal, como *La Coruña o *Almacellas, o, na so versión más “amable”, a la xeneralización de toponimia billingüe como la que se practica en València en detrimentu del catalán.

Como requier un ataque tan grave, les dos principales organizaciones de defensa del asturllionés n’Asturies, la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana y Iniciativa pol Asturianu, nun tardaron en responder, toes dos con un comunicao, anque de conteníu y análisis lixeramente distintu. La respuesta, con too y con esto, nun puede quedar ehí, ta claro. La negativa del ministeriu a usar la toponimia oficial n’Asturies dexa la defensa del asturllionés nuna cruciada: per un llau, arropa la reivindicación histórica de que namás la oficialidá puede da-y una cierta seguridá al futuro del idioma; per otru, echa la duda de qu’esa hipotética oficialidá sía algo más que papel moyao, nel casu de nun poder combatir l’incumplimientu d’una llei bastante menor, como ye la de la oficialización toponímica. D’esta manera, tol movimientu de reivindicación llingüística tendrá que trabayar arreo pa demostrar non solo que les aspiraciones son más altes, sinón tamién que nun va permitise nengún pasu atrás.

Más dudes puede haber en cuála va ser la respuesta de l’alministración asturiana, dao que, si bien nun muestra un interés real na normalización del asturllionés, l’actitú del ministeriu déxala en pulguina. De primeres, porque invade una de les sos competencies: la oficialización de topónimos d’ámbitu inferior al municipiu. La Xunta Xeneral del Principao podría oficializar, si lo tuviere a bien y cambiare la Llei d’Uso, topónimos como Vetusta, Rodillero o mesmo Caravia Saudín. ¿Respetaríalos entós el Ministeriu? ¿Seríen topónimos n’asturiano o en castellano? De segundes, porque la negativa de Fomento a usar la toponimia oficial destruye l’argumentariu, construyíu pol PSOE asturianu mientres munchos años, de que ye posible una defensa de la llingua dende l’alministración ensin oficialidá. Si’l gobiernu dexa pasar esti ataque, ¿aumentará entós l’apoyu al movimientu de defensa del asturllionés? ¿O puede permitilo n’una época de menor actividá reivindicativa no llingüístico y d’otres prioridaes nos más de los habitantes?

De les respuestes que tengan estes preguntes dependerán, en buena parte, los caminos que siga la defensa del idioma n’Asturies nos próximos años, lo mesmo que les sos posibilidaes de futuro. El tiempu, y les nueses fuerces, serán los que tengan que responder.

Afegeix un comentari

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *