La trappola

La trappola che non acciuffa niente

21 de desembre de 2006
1 comentari

L’enigma del misteriós senyor Antonio

Fullejava aquest matí el gruixut llibre "Nuovi raconti romani" d’Alberto Moravia, quan he vist com un paperet es desprenia entre les pàgines i queia suaument planejant, l’he agafat del terra i he vist que es tractava d’un paper de carta de l’Hotel Concordia de Venècia. Estava tot escrit per les dues cares, densament, les línies en tinta blava gairebé es creuaven. He deduït que era una continuació ja que a cap dels dos costat hi he trobat un començament raonable. Deia, en castellà, així:

Dime si recibiste ésta carta.

…miedo de algo o a alguien: Yo le hablé de mi persona, de que yo no tenía familia cercana, nada más que una hermana; que vivía sólo, y hablando de que me gustaba mucho viajar le dije que si yo no hacía más viajes era porque no tenía mucho dinero. Pues sólo tengo como ingreso la pensión de la Seguridad Social y ésta no es muy alta; yo le hablé de mi persona y de algo de mi vida privada, entre otras cosas, porque yo no tengo nada que ocultar o que no se pueda saber de mi vida; en cambio el fué incapaz de contarme nada sobre su vida privada o su familia. Me pareció una persona con una inteligencia, una cultura y unos conocimientos superiores a los que pueda tener un simple electricista. Me pareció que era "un listo" (ya te explicaré otro día la diferencia de matiz entre ser "listo" a ser "un listo"). Por lo demás hablamos largo tiempo de muchos temas, y a él le hacía gracia porque decía que yo sabía de todos los temas, y hablando de la historia de ITALIA y de ESPAÑA con el problema de los nacionalismos españoles -cómo el catalán o el vasco-, le dije algo sobre la configuración de ESPAÑA e ITALIA cómo naciones y que ITALIA no se había configurado cómo Estado hasta el s.XIX con Garibaldi, pues anteriormente estaba formada por las ciudades Estado como Venecia, Florencia, Génova, Nápoles, Sicilia, el Milanesado, los Estados Pontificios, etc… El se reía y decía que seguro que Massimo (tu padre) no sabía tanta historia de ITALIA cómo yo. Me parece que el tiene que ver algo con la construcción de casas o de otras obras, pues se interesaba mucho por las obras que hay en Madrid, por las máquinas de estas obras, y a todas les hacía fotos. Me llamó la atención su interés por las armas; en Madrid se compró un puñal grande de supervivencia, muy sotisficado y que yo no sé para que puede servir, le costó 90?. En Toledo compró dos espadas de acero que le costaron 100? cada una. Yo "alucino", pues las espadas se pueden tener cómo adorno pero el puñal de supervivencia no sé que pueda servir para otra cosa que para matar o cazar animales (u otras especies). Yo estaba sorprendido pues no me gustan las armas, me dan miedo y creo que tendrían que desaparecer todas las armas que hay en el Mundo. Otra contradicción es que no le importaba gastarse el dinero en estas cosas, y en cambio se ponía a "regatear" para que una camiseta típica de España que costaba 5? se la vendieran más barata. Su caso salió en las noticias de algún medio de información español, como cosa curiosa o extraña, pues no todos los días se da el caso de una persona que recibe una herencia de muchos millones y una torre en Roma. Lo que yo no me creo que él con lo "listo" que es, no supiera que la señora estaba "forrada" de dinero y que no hiciera todo lo posible para que el testamento fuera a su favor. Ya ves Cristina que cosas pasan en la vida. No dejes de traducir el libro de Juan Benete. Besos. Antonio.

Tot plegat m’ha semblat molt estrany, sospitós. Aquesta recel sobre l’herència cobrada, els orígens confusos, la fosca afició per les armes i la conjectura de per a què podia servir el punyal. Clar que el senyor Antonio tampoc sembla aigua clara, un pensionista amb el que li paga la seguretat social no és pot permetre pagar-se una habitació a l’Hotel Concordia, al costat de la plaça Sant Marc, on l’habitació més barata no baixa de 300?. Tanmateix el que em resulta més estrany és com ha arribat la carta a casa meva, i com ha anat a parar el paperet en un dels meus llibres, un bon misteri que em té capficat. El llibre el vaig comprar fa anys en una llibreria de Roma, era un llibre nou, i si ja hi hagués estat el paperet l’hauria trobat quan el vaig llegir fa temps. No sé com hi ha arribat…

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc està protegit per reCAPTCHA i s’apliquen la política de privadesa i les condicions del servei de Google.

Us ha agradat aquest article? Compartiu-lo!