Jaume Renyer

per l'esquerra de la llibertat

11 de gener de 2019
4 comentaris

El càncer d’Esquerra

Fa cinc dies Sergi Sol, l’alter ego d’Oriol Junqueras, va publicar al Nacional un article insubstancial que pel què diu no mereixeria cap atenció especial, “El càncer de l’independentisme”, si no fos que reflecteix de forma tan barroera com veritable el capteniment profund de l’actual nucli de direcció d’ERC. No és cap casualitat que hi hagi un repartiment de papers en el tàndem Junqueras/Sol, mentre el primer predica la bondat l’altre practica la maldat tot plegat condensat en l’obra conjunta “Oriol Junqueras. Fins que siguem lliures” (Ara Llibres, 2018).

A l’entrevista a Sergi Sol a Vilaweb el proppassat 12 de novembre queda clar el paper d’ideòleg/estratega que aqueix personatge juga actualment al si d’ERC. És per això que cal dedicar atenció a allò que diu tot i que els seus llibres i articles estiguin mancats de rigor jurídic i polític (i això que és llicenciat en Dret i quadre orgànic de partit des de fa anys).

Potser la seva veritable vocació és la d’oncòleg ja que en un llibre anterior, “Algú ho havia de dir” (Llibres de l’Índex, 2011) s’hi pot llegir: “L’autèntic càncer que ha debilitat Esquerra Republicana de Catalunya els darrers anys no ha estat -sense voler-ne menystenir els efectes- l’artilleria mediàtica convergent, ni l’estratègia política, ni les ficades de pota (que haurien de ser més excusables que les ficades de mà), ni els errors propis i els aliens (la part alíquota d’un Govern de coalició) sinó l’esperpèntic i desolador espectacle que va comportar tot el procés desencadenat amb la convocatòria del Congrés Nacional d’Esquerra de 2008 i la trituració de la inexcusable premissa de tota organització que es valori a si mateixa: la bugada es fa a casa” (pàgina 25).

En aquell, diguem-ne assaig polític, hi ha les mateixes cabòries que en el darrer llibre: el tripartit d’esquerres com a estratègia, l’aversió a tot allò que sembli convergent i la banalització de “l’independentisme de traca i mocador, en el front patriòtic que abraçaria del seu PSAN (es refereix a Vicent Partal a qui professa una rancúnia visceral) a CIU” (pàgina 85). Però, ni allavòrens ni ara, en la seva prolífica escriptura hi ha cap anàlisi rigorosament crític (i encara menys autocrític) de la realitat política que diu voler interpretar, ni dóna cap explicació del per què fa només vuit anys, a les municipals i autonòmiques del 2011, ERC va fer els pitjors resultats.

Sergi Sol és incapaç de parar compte en que l’ascens d’ERC entre el 1991 i el 2004 (quan assoleix els millors resultats electorals a les espanyoles abans dels del 21-D) s’estronca quan (arran de les conseqüències de l’entrevista “de Perpinyà”) Josep-Lluís Carod-Rovira cedeix progressivament el lideratge ideològic i organitzatiu al triangle Puigcercós-Vendrell-Vall que contraposen front d’esquerres a front patriòtic, per dir-ho esquemàticament. La direcció orgànica d’Esquerra comença un discurs desmobilitzador que en lloc de situar l’autodeterminació com a eix d’actuació aposta per un nou estatut que creien havia de durar vint anys i mentrestant anar fent gestió d’esquerres per eixamplar la base social d’un futur independentisme.

Idèntica actitud és la que adopta Oriol Junqueras (com a continuador del fallit Puigcercós) després del referèndum d’autodeterminació del primer d’octubre del 2017. Només cal recordar com a precedent que l’executiva d’ERC volia votar sí al referèndum de l’Estatut del 2006 mentre la militància va imposar el no: resultat, els dirigents van fer una falsa campanya mentre preparaven el segon tripartit que havia de fer José Montilla president de la Generalitat (el més nefast des del restabliment de l’any 1977).

ERC va estar al marge de la consulta d’Arenys de Munt l’any 2009 i de les iniciatives legislatives populars que volien promoure un referèndum d’autodeterminació que van ésser rebutjades reiteradament per la mesa del Parlament quan n’era president Ernest Benach. Durant el procés sobiranista encetat el 2010 Esquerra ha estat un actor secundari que s’ha anat revaloritzant (sense augmentar proporcionalment el nombre de la seva militància) a mesura que CIU, i després el PDECat, s’ha anat desgastant en la seva particular transició nacional de l’autonomisme a l’independentisme.

Però, significativament, ERC no ha fet propostes concretes més enllà de les que adoptaven Mas i Puigdemont, ni arran del 9-N, ni entre l’1 i el 27 d’octubre de fa dos anys ni encara menys després de les eleccions autonòmiques del 21-D, abonant sempre l’entesa amb els Comuns i Podemos. Cal recordar també que l’any 2015 van preferir donar suport a Ada Colau en detriment de Xavier Trias, amb el resultats nefastos que aqueixa demagoga ha consumat al capdavant del cap i casal de Catalunya en contra sempre de la causa independentista.

L’argument d’ampliar a base social de l’independentisme per atreure-hi els Comuns i “acumular forces” és la coartada d’un discurs equívoc que implica la incapacitat de liderar una estratègia independentista viable i creïble. La conferència nacional d’ERC de l’any passat havia de servir per definir la seva via per fer efectiva la República catalana, res del que s’hi va aprovar s’està aplicant per la direcció Junqueras/Sol, fet que ha provocat l’aparició d’una Nova Crida Nacional a ERC amb un plantejaments molt similars als que van ser a l’origen dels corrents crítics interns fa deu anys. La millor resposta a Sergi Sol és l’escrit publicat abans d’ahir per Gerard Sesé a La República: “Per què em dono de baixa d’ERC ?“.

Post Scriptum, 22 de gener del 2019.

Jan Santaló, regidor a l’Ajuntament, fa pública la seva baixa d’ERC a la secció local de l’Ametlla del Vallès amb una carta titulada “Trenco el silenci” publicada el proppassat 18 d’aqueix mes al seu twitter que reflecteix l’enrocament sectari que s’escampa a moltes seccions locals d’Esquerra.

Post Scriptum, 1 d’abril del 2019.

Fa uns dies vaig mantenir un creuament de piulades amb un dels gregaris mediàtics d’Esquerra, Sergi Tarrés, que va dir el 26 de març: “Qui prometi la independència en un termini determinat us menteix. Ja ho varem fer una vegada i ben fort que ens varem enganxar els dits tots plegats”. Li vaig respondre; “Certament, Oriol Junqueras va dir que si li donaven 68 diputats tenia presa per declarar la independència”. Va contestar: “Si, i no se li han donat mai”. Finalment m’hi vaig tornar: “Qui, quan, com i per què li ho va impedir ? Ho ha explicat mai públicament ?”. I aquí es va acabar la conversa.

Esquerra no explica la seva versió dels fets posteriors al primer d’octubre, però n’abomina del resultat dient que “hem perdut i cal reconèixer-ho”, fent seu l’article infame d’Ignasi Aragay fa uns dies a l’Ara “Vull guanyar”. Aqueixa ocultació respon a la manca de full de ruta i de voluntat de bastir una unitat estratègica amb les altres formacions polítiques i cíviques. La seva obsessió és assolir la condició de força independentista més votada, fustigant sistemàticament Puigdemont i l’espai polític que representa, però sense dir per a fer què ?

Post Scriptum, 4 d’agost del 2019.

Segueixo, esporàdicament, els articles de Sergi Sol perquè reflecteixen el veritable capteniment de la direcció d’Esquerra més que les epístoles d’Oriol Junqueras i em va sobtar el pamflet que va publicar el 28 de juliol al Nacional titulat “Joselitos a Dosrius”. En primer lloc, per la mentalitat hispanocèntrica que delata el títol triat per l’autor, i segon pel contingut barroer i mentider de l’article que pretenia deslegitimar uns independentistes que van aprofitar la seva presència a la localitat per expressar el seu descontentament amb l’actuació sectària d’ERC. Fins a tal punt la versió del personatge és tramposa que el mateix cap de files d’Esquerra a Dosrius va publicar un text clarificador que el desmentia, i avui des de les pàgines de La República, dugues veïnes hi diuen la seva: “Sergi Sol, l’apòstol tòxic del Junquerisme”.

Post Scriptum, 21 de març del 2020.

Els efectes nocius per a l’independentisme del sectarisme foll que escampen Sol, Rufián, Tardà i altres gregaris els analitza Francesc Abad en aqueix fragment de l’apunt d’ahir titulat: “Pinzellades impressionistes al retrat polític del país d’ahir del 1r BOP CEO 2020”:

“2.3. Les pinzellades que colpeixen perquè s’hi visualitza clarament l’èxit de les polítiques sectàries que de fa temps ha impulsat una part de la direcció d’ERC, la que té més altaveus. .

Crido l’atenció sobre aquestes dades, perquè al meu entendre evidencien també l’estratègia política que hi ha al darrere d’aquest sectarisme atroç d’aquest part de la direcció d’ERC, la més assolellada, la que més altaveus mediàtics té, contra JxCAT, contra els altres independentistes amb els que comparteix Govern i repressió (presó i exili).

Pregunta el CEO quin nivell de simpatia o proximitat tenen els enquestats en relació als diferents partits polítics, i creua aquestes valoracions amb la intenció de vot al Parlament que té l’enquestat.

Els qui tenen intenció de votar JxCAT valoren amb un 7,75 la seva simpatia o proximitat a JxCAT, i amb un 5,32 la seva simpatia o proximitat a ERC.

Tanmateix, entre els qui tenen intenció de votar ERC, valoren ERC amb un 7,88, però a JxCAT els suspenen, amb un 4,52, fins i tot amb una valoració inferior a la dels Comuns, de 4,54.

A mi em sembla molt fort. I m’entristeix molt veure com finalment aquesta política sectària dels assolellats està tenint impacte en una part molt significativa del votant d’ERC, dinamitant el treball de tants anys de tantíssima gent dins d’ERC, de tantíssims patriotes.

M’entristeix que aquest sectarisme porti a valorar pitjor als teus companys de lluita, als teus companys de Govern, als teus companys de presó, als teus companys d’exili… que a qui, com els Comuns, des del primer dia han estat còmplices d’aquesta repressió.

I és aquí on veig com també està impactant, més enllà del sectarisme, el gir estratègic promogut per aquest sector per abandonar l’objectiu de fer un govern independentista, i substituir-lo pel de fer un Govern amb els Comuns, de qui dia passa any empeny.

Tanmateix, en aquest punt, també serà interessant veure com ha impactat la crisi del coronavirus i tot el que ha passat políticament en l’electorat. Aquesta mateixa major simpatia que tenien fa dues setmanes els votants d’ERC cap a Comuns que cap a JxCAT, seguirà així, després del paper de mamporreros de l’estat i la seva repressió i militarització que han tingut els Comuns, contra el Govern de Catalunya?”

Post Scriptum, 2 de desembre del 2020.

El fill de Montserrat Carulla, dolgut pel tractament de la mort de la seva mare a TV3 fa públicà un escrit on inclou aqueix paràgraf significatiu del caràcter contra-independentista del duet Junqueras/Sol: A la carta, Peña també critica el piulet de condol d’Oriol Junqueras “(ergo Sergi Sol)”, que va definir-la com a “actriu, catalana i feminista” quan Carulla sempre s’havia reivindicat “actriu, catalana i independentista”. “Sort que no li han fotut ‘federalista’!”, ironitza.”

Post Scriptum, 7 de desembre del 2020.

L’episodi gens anecdòtic pel qual ERC intenta fer passar Demòcrates i Junts per Catalunya com a aliats del “feixisme català” arran de la reunió amb Donec Perficiam confirma que, dissortadament, l’actual direcció d’Esquerra ha esdevingut un instrument del poder espanyol contra l’independentisme català. Allò que pretenen amb aqueixa maiobra perversa és disimular l’apuntalament al govern del PSOE, com explica avui Vicent Partal.

  1. Una cosa és dir que és vol fer un estat independent i l’altra és tenir la capacitat moral, intel·lectual i operativa per fer-lo. Els partits de la transició del 78 van construir-se acceptant les regles de joc de l’estat espanyol i s’hi van adaptar molt bé perquè , des de Catalunya, sempre podíem donar les culpes als altres dels defectes i apuntar-nos els mèrits de les virtuts. Una cosa meravellosa. Cap responsabilitat. Que llestos que som. Ara, alguns diuen que volen canviar aquest estat de coses però és més difícil del que sembla perquè cal canviar una cosa molt difícil de canviar: les nostres mentalitats…les de tots. Jo crec que és indispensable eixamplar la base però també que això no serà possible sense canviar molt profundament les arnades i corrompudes (per poc democràtiques) estructures dels partits polítics oficials hereus de l’Oasi Català.
    Junqueras i els altres presos mereixen respecte, molt respecte,perquè han donat la cara i paguen el preu. Altra cosa és que el tramat polític favorable a l’autodeterminació, del qual formen part, tingui el nivell de competència necessari per fer creïble que poden conduir una República.
    És normal que ens irritem i en posem neguitosos però les coses són com són i queda molta feina per fer…si és vol fer.

    1. El cáncer de Esquerra

      Hace cinco días Sergi Sol, el alter ego de Oriol Junqueras, publicó el Nacional un artículo insustancial que por lo que dice no merecería ninguna atención especial, “El cáncer del independentismo” (1), si no fuera que refleja de forma tan burda como verdadero el comportamiento profundo del actual núcleo de dirección de ERC. No es casualidad que haya un reparto de papeles en el tándem Junqueras/Sol, mientras el primer predica la bondad el otro practica la maldad todo ello condensado en la obra conjunta “Oriol Junqueras. Hasta que seamos libres” (Ara Llibres, 2018).

      En la entrevista a Sergi Sol en Vilaweb (2) el pasado 12 de noviembre queda claro el papel de ideólogo/estratega que este personaje juega actualmente en el seno de ERC. Es por ello que hay que dedicar atención a lo que dice aunque sus libros y artículos carezcan de rigor jurídico y político (y eso que es licenciado en Derecho y cuadro orgánico de partido desde hace años).

      Quizás su verdadera vocación es la de oncólogo ya que en un libro anterior, “Alguien lo tenía que decir” (Libros del Índex, 2011) se lee: “El verdadero cáncer que ha debilitado a ERC de Cataluña en los últimos años no ha sido -sin querer menospreciar sus efectos- la artillería mediática convergente, ni la estrategia política, ni las meteduras de pata (que deberían ser más excusables que las de mano), ni los errores propios y los ajenos (la parte alícuota de un Gobierno de coalición) sino el esperpéntico y desolador espectáculo que conllevó todo el proceso desencadenado con la convocatoria del Congreso Nacional de Esquerra de 2008 y la trituración de la inexcusable premisa de toda organización que se valore a sí misma: la colada se hace en casa” (página 25).

      En ese, llamemos ensayo político, hay las mismas preocupaciones que en el último libro: el tripartito de izquierdas como estrategia, la aversión a todo lo que parezca convergente y la banalización del “independentismo de bandera, en el frente patriótico que abarcaría desde su PSAN (se refiere a Vicent Partal a quien profesa un rencor visceral) a CIU” (página 85). Pero, ni entonces ni ahora, en su prolífica escritura hay ningún análisis rigurosamente crítico (y menos autocrítico) de la realidad política que dice querer interpretar, ni da ninguna explicación del por qué hace sólo ocho años, en las municipales y autonómicas del 2011, ERC obtuvo los peores resultados.

      Sergi Sol es incapaz de tener en consideración que el ascenso de ERC entre 1991 y 2004 (cuando consigue los mejores resultados electorales en las españolas antes de las del 21-D) se interrumpe cuando (a raíz de las consecuencias de la entrevista “de Perpiñán”) Josep Lluís Carod-Rovira cede progresivamente el liderazgo ideológico y organizativo al triángulo Puigcercós-Vendrell-Vall que contraponen frente de izquierdas frente al patriótico, por decirlo esquemáticamente. La dirección orgánica de Esquerra comienza un discurso desmovilizador que en lugar de situar la autodeterminación como eje de actuación apuesta por un nuevo estatuto que creían debía durar veinte años y mientras tanto ir haciendo gestión de izquierdas para ampliar la base social de un futuro independentismo.

      Idéntica actitud es la que adopta Oriol Junqueras (como continuador del fallido Puigcercós) después del referéndum de autodeterminación del primero de octubre de 2017. Sólo hay que recordar como precedente que la ejecutiva de ERC quería votar sí en el referéndum del Estatuto de 2006 mientras la militancia impuso el no: resultado, los dirigentes hicieron una falsa campaña mientras preparaban el segundo tripartito que tenía que hacer a José Montilla president de la Generalitat (el más nefasto desde su restablecimiento en 1977).

      ERC estuvo al margen de la consulta de Arenys de Munt en 2009 y de las iniciativas legislativas populares que querían promover un referéndum de autodeterminación que fueron rechazadas reiteradamente por la mesa del Parlamento cuando era presidente Ernest Benach. Durante el proceso soberanista iniciado en 2010 Esquerra ha sido un actor secundario que se ha ido revalorizando (sin aumentar proporcionalmente el número de su militancia) a medida que CIU, y después el PDECat, se ha ido desgastando en su particular transición nacional del autonomismo al independentismo.

      Pero, significativamente, ERC no ha hecho propuestas concretas más allá de las que adoptaban Mas y Puigdemont, ni a raíz del 9-N, ni entre el 1 y el 27 de octubre de hace dos años ni mucho menos después de las elecciones autonómicas del 21-D, abonando siempre el entendimiento con los Comunes y Podemos. Hay que recordar también que en 2015 prefirieron apoyar a Ada Colau en detrimento de Xavier Trias, con los resultados nefastos que esa demagoga ha consumado al frente del ‘cap i casal’ (‘capital’) de Cataluña en contra siempre de la causa independentista.

      El argumento de ampliar base social del independentismo para atraer a los Comunes y “acumular fuerzas” es la coartada de un discurso equívoco que implica la incapacidad de liderar una estrategia independentista viable y creíble. La conferencia nacional de ERC del año pasado tenía que servir para definir su vía para hacer efectiva la República catalana, nada de lo que se aprobó se está aplicando por la dirección Junqueras/Sol, lo que ha provocado la aparición de una ‘Nova Crida Nacional’ (3) en ERC con unos planteamientos muy similares a los que estuvieron en el origen de las corrientes críticas internas hace diez años.

      La mejor respuesta a Sergi Sol es el escrito publicado antes de ayer por Gerard Sesé en La República: “¿Por qué me doy de baja de ERC?” (4).

      (1) https://www.elnacional.cat/es/opinion/sergi-sol-cancer-independentismo_341085_102.html

      (2) https://www.vilaweb.cat/noticies/sergi-sol-jo-entenc-tot-el-que-va-fer-puigdemont/

      Sergi Sol: ‘Yo entiendo todo lo que hizo Puigdemont’

      Entrevista a uno de los hombres fuertes de ERC, que acaba de publicar el libro ‘Oriol Junqueras. Hasta que seamos libres’

      Por: Andreu Barnils

      12/11/2018 21:50

      Sergi Sol (1970) es uno de los hombres fuertes de ERC y hombre de confianza de Oriol Junqueras. Licenciado en derecho y periodista, actualmente es asesor en el Departamento de Economía, pero durante algún tiempo se había encargado de la prensa del partido. Ahora ha escrito el libro Oriol ‘Junqueras. Hasta que seamos libres’ (Ara Llibres), obra que repasa el proceso político catalán, visto desde dentro. VilaWeb ha entrevistado a Sol en el centro de Barcelona para hablar del libro.

      – Explica en el libro que días antes de que Junqueras entrara en prisión Sergi Sol le dijo: ‘No te cerrarán en prisión’.
      – Sí. Se lo dije.

      – ¿Por qué lo pensaba?
      – Porque nosotros no somos Herri Batasuna. La cárcel no formaba parte de este mundo. En las permanentes de ERC el único que había estado en prisión era yo. Nadie más. Hace muchos años, por insumisión al servicio militar. Unas semanas en Alcalá Meco. En ERC prisión eso se veía lejos. Y cada vez que se hablaba de ello yo intentaba bromear. ‘Tranquilo, Oriol, que cuando salgas serás el rey del barrio. A mí me pasó’. Lo hacía para quitarse importancia. Pero ahora lo miras con perspectiva y piensas: animaba a unos amigos y ellos han terminado en la cárcel. ¡Y les piden veinticinco años! Porque una cosa es que te pongan unas cuantas semanas, como a mí, y otra cosa son veinticinco años.

      – Ahora, ¿Ve ingenuidad por su parte?
      – Sí.

      – En el libro insiste en decir que tanto ha servido el exilio como la prisión.
      – Intento positivar, porque me parece que toca esto. Y creo que, sin haberlo buscado, la dureza de la represión queda del todo clara con la cárcel. Es la cárcel la que valida el papel de los exiliados. Y al mismo tiempo la batalla judicial del exilio es obvio que desacredita la cárcel. El exilio da fuerza a los que decimos, y estamos convencidos, que no será un juicio justo. Al final, una y otra opción han acabado siendo complementarias. Unos en el exilio y los otros en prisión. Vivamos en positivo. No con acritud.

      – Dentro de ERC hay gente que quiere tomar el atajo. Y gente que quiere frenar. Y esto mismo en PDCAT, en la ANC y Òmnium. ¿Puede poner ejemplos?
      – Todos hemos tenido dudas. El 10 de octubre, el día en que se toma el acuerdo de suspender la declaración, la única persona vehemente en la mesa fue Marta Rovira. Y también tenía un motivo. Ella había negociado con la CUP. Y no quería echarse atrás. ¿Ahora me hacéis esto? Junqueras en aquella reunión no quiso contradecir a Marta Rovira, secretaria general de ERC, ni a Puigdemont, que era su presidente. Hizo equilibrios.

      – ¿Cómo recuerda el 3 de octubre?
      – Lo del rey nos marcó a todos. Entronizó el ‘a por ellos’. Y ese día ves que el Estado no quiere negociar nada. No quiere ningún acuerdo. Y entonces nosotros nos aferramos a la idea de la mediación.

      – ¿Qué autocrítica hace del Primero de Octubre?
      – Que teníamos que haber declarado la independencia y, a la vez, convocar elecciones. Lo defendí el día 3 de octubre. Lo decía, sí. Pero esta vía tenía un problema.

      – ¿Cuál?
      – Que la gente estaba tan indignada por el 1-O que cualquier cosa que no fuera de máximos parecía poco. Pero a mí me parecía que, a pesar de la gran movilización, habían votado un 43%. Y teniendo en cuenta esta fuerza, y un Estado en contra y una Europa que no nos esperaba, pues la manera era hacer un gesto de fuerza, y al tiempo, después, procurar ratificarlo inmediatamente.

      – Aquellos días, ¿nadie propuso con fuerza la vía del Maidan, es decir, gente en la calle defendiendo la República?
      – Proponerlo con fuerza, no.

      – Tesis: ERC y PDECat acaban declarando la independencia porque no quieren ser los que frenan. No por ganas. Si no para no quedar mal.
      – En Valls, si se han hecho cada vez castillos más grandes es porque la ‘Colla Vella’ competía con la “Colla Jove”. Y de la competencia, efectivamente, sale querer hacer más cada vez. Pero no es sólo PDECat y ERC. Aquí había una dirección política que englobaba a mucha más gente.

      – ¿En qué momento Puigdemont dice a Junqueras que va al exilio, y Junqueras dice a Puigdemont: pues yo, a casa?
      – No se lo dicen nunca. No hay un acuerdo de hacerlo así. Sí se habla de que se tendrá que aceptar la decisión de todos.

      – Hay una reunión que no explica. La del viernes 27 de octubre, cuando se han de firmar los decretos de la nueva república. Y Junqueras no se presenta.
      – No es que no se presente. Ya había quedado claro que iba Marta Rovira. Pero allí nadie propuso en ningún momento firmar nada. La declaración termina haciéndose porque no nos dejan otra salida. Yo sé cómo se gestó. Y qué ánimos había. Lo hicimos porque no nos dejaban otra salida.

      – Menos mal que lo hicieron.
      – Yo mismo se lo he dicho: yo habría declarado independencia y convocado elecciones a la vez. Y lo dije a puestos de dirección. Yo entiendo todo lo que hizo Puigdemont. Me pongo en su lugar y la presión que debía recibir debía ser brutal.

      – ¿Partidos peleados? Los eslovenos responden: también lo estábamos nosotros. No usen la división para no hacer la independencia.
      – Es que no conozco ningún proceso donde esto no ocurra. Vascos. Irlandeses. Revolución rusa. Aquí no hemos venido a ser amigos. Hemos venido a superar un envite. Al final resultará que debemos ser un grupo ‘scout’ que debe cantar el ‘Virolai’. Pues no.

      – ¿Tiene ningún amigo convergente?
      – Por supuesto. Ricard Rafecas. Amigos del alma. Y eso que siempre le digo: eres más convergente que el moño de la Ferrusola. Ya puedes ponerlo. Encantador. Y entre los consejeros yo respeto mucho Josep Rull. El primero del mundo PDECat que defendió el referéndum fue Carles Puigdemont. Siempre lo tuvo claro. Y el segundo, Rull. Y Quim Forn, ¿no tiene valor todo lo que hizo? Por supuesto que tengo amigos convergentes.

      – Entre Junqueras y Puigdemont, ¿las relaciones han mejorado?
      – Creo que ahora hacemos el esfuerzo para que pase. Con todas las dificultades del momento. Y sí que es verdad que hasta ahora el desacuerdo estratégico ha sido muy grande.

      – ¿Y ahora?
      – Ahora Joan Tardà ha desbrozado el camino. Y todos pasaremos por el camino de Tardà. Está claro que iremos al referéndum. Está claro que acabaremos aquí.

      – Yo no tengo nada claro que acabemos haciendo otro referéndum. ¿Cree que sí?
      – Ahí debe de estar la aspiración. Es lo que tiene más fuerza y sentido.

      – También se puede aplicar el resultado del 1-O. Ahora, o dentro de un tiempo.
      – Sólo lo podrás aplicar si haces elecciones, como ocurrió con la República con Macià, y entonces arrasa. Entonces tienes la legitimidad. El Primero de Octubre es la hostia. Nos da una fuerza brutal. Pero no es el final de nada, es el principio de todo. ¿No es verdad que decidimos hacerlo con votos, y mayoría social? Si no la tenemos… ¿Cómo lo llevamos adelante? Yo ya sé que mañana no nos darán el referéndum. ¿Alguien piensa que vendrá Pedro Sánchez y dirá: aquí tenéis el referéndum? Aquí el único paso que hemos dado es que ellos han aceptado que se debe hacer votando. No votando la independencia, porque quieren votar otra cosa que aún no saben qué es, pero el reconocimiento implícito está ahí. Empiezan a entrar.

      – Tesis: Junqueras ayuda a entrar en el área metropolitana. Pues en las catalanas del 21-D Ciudadanos arrasa justamente en Sant Vicenç dels Horts, pueblo de Junqueras, 37%. Saca más votos que en la media del Baix Llobregat, 33%. ¿Por qué ocurre eso?
      – Y a la vez ERC obtiene en Sant Vicenç más votos que la media del Baix Llobregat. Pero, cierto. ¿Por qué ocurre? Una de las preocupaciones de Oriol, ya de antes, es que creía que irritábamos a una parte de la población. Un voto de cada cuatro es para un partido como Ciudadanos. Un partido que no condena el franquismo. A él le preocupa lo del aznarismo. Antes se dividirá Cataluña que España. Tendremos que hacer una reflexión. Quizás algo no lo hemos hecho bien.

      – Rosa Parks: Cuanto mejor no portábamos, peor nos trataban. ¿Y si sucede esto?
      – En la vida, como mejor, mejor. Lo del mejor, peor, no lo veo claro.

      – Hay voces, sobre todo de ERC, que ponen sobre la mesa la desobediencia civil. Por ejemplo, Josep Huguet. O Carod Rovira. ¿Cómo lo ve?
      – Yo fui insumiso. Y por lo tanto creo en eso. Pero nosotros no hablábamos con el imperativo en segunda persona del plural. No. Hablábamos en primera. Hay que predicar con el ejemplo. En segundo lugar, el 1-O no se improvisa. La CUP en Berga dijo: desobedeceremos cuando toque. Celebro que lo hayan visto. Desobedeceremos cuando toque y tenga sentido. Cuando multitudinariamente lo podamos hacer. No cuando otro lo decida por mí y sin más expectativa que enviarme bajos rejas.

      – ¿Y la pondría sobre la mesa, como Huguet o Carod?
      – Sí. Yo, sí. Evidentemente que sí.

      – Quizás lleguemos a la República por vías gandhiana, en terminología de Tardà, y no con otro referéndum.
      – Quizá sí. Y al final a mí me da igual si es un camino democrático. Y me parece que la desobediencia civil es un camino democrático.

      – ¿Junqueras puede dirigir ERC de estando en prisión?
      – Lo hace. Nelson Mandela dirigió la insurrección.

      – ¿Y si tiene miedo y angustia, cosa bien natural dentro de la prisión?
      – Es al revés: los que tienen miedo no son los de dentro de la prisión. Son los de fuera quienes tienen miedo de ir a parar a ella. Hay muchas maneras de encararlo. Y afortunadamente la decisión de cómo y quién encabeza ERC la toma ERC. Y sólo ERC. Y no las tomamos por el Estado, o por las acciones del Estado. Las tomamos nosotros.

      – ¿Por qué ERC no tiene a Junqueras como figura de paz, y a otra figura más envalentonada, tipo Puigdemont, fuera? Dos liderazgos.
      – Con todos los respetos, pero creo que la estrategia que funciona es la de Junqueras. Y la mayoría del país vuelve hacia las propuestas de ERC. La mayoría social del independentismo va girando hacia aquí. De manera abrumadora. El documento de Òmnium. O las declaraciones de Puigdemont sin estridencias dice exactamente lo mismo. Otra cosa es que nosotros nos hayamos llevado las bofetadas.

      – Cuesta creer que llegará el referéndum.
      – Aunque no sea así, estratégicamente, y a ojos de todos, decir que lo quieres, ¿te crea ninguna contradicción? Si me encuentra una manera más fácil y accesible que un referéndum, se la compro. Digala. Hablemos. Pero no me venga con ‘somos República’ y ‘abramos las cárceles’. De entrada, ¿alguien ha preguntdo a los presos qué les parece?

      – ¿Que piensan, los presos, de la frase ‘abramos las cárceles’?
      – Te dicen que no les toques las narices. ¿Para hacer qué? ¿Para ir a dónde?

      – ¿El estado mayor se debe reactivar?
      – Sólo si hay apuesta estrategia conjunta.

      – ¿Ahora no la hay?
      – No. Vamos trabajando en ello. Primero hay que ponerse de acuerdo sobre qué hacer.

      – ¿Y en qué puntos?
      – Siempre hay alternativas. Pero veo cuatro puntos básicos. Uno: somos los campeones del diálogo. Dos: referéndum, acordado o no. Si es necesario incluyendo la desobediencia para conseguirlo. Por ejemplo, creo que teníamos que haber desobedecido con los refugiados. Los teníamos que haber traído aquí. Y con leyes sociales, también. Luz, en las casas, si es necesario desobedeciendo. Tercero: apelar a la mayoría del 3 de octubre. Y eso significa escuchar a Albano-Dante Fachin y Elisenda Alamany. Y a sus propuestas. No sólo las nuestras. Y cuarto: la movilización permanente en Europa que proponía Vendrell. U otra. Pero en Europa hay que decir que esto es un problema europeo.

      – Veo que ningún punto es hacer efectiva la República.
      – Si quieres te paso la hoja electoral de ERC en las elecciones. Y te enseñaré qué dice. No se habla de hacerla efectiva o no. Dependerá del resultado. En las elecciones del 21-D Junqueras publica artículos con no independentistas. Como el Natius. ¿Hablaba de implementación de la República? No. Hablaba de cómo construir una mayoría frente a un Estado autoritario. Y cómo poner en cuestión el régimen borbónico de 1978. Este es el punto que nos unía. Y de eso yo quiero que salga la República Catalana. Evidentemente. ¿Me convierte en impuro? Quizás sí. Pero yo quiero ganar. No quiero ser el que tiene más razón. Yo quiero ganar, no ser el más puro.

      – ¿Nada que añadir?
      – El libro es un reconocimiento a unos generales que no enviaron a la infantería. Y esto es un valor, para mí. Por primera vez los que reciben son los generales y no la infantería. Y esto tiene valor. La gente que nos ha llevado un punto determinado, lo han asumido ellos. Y eso tiene un valor. Y Puigdemont lo hizo. Y Junqueras lo hizo. Y Marta Rovira. Y hay que reconocerlo.

      (3) https://blocs.mesvilaweb.cat/jrenyer/?p=282223

      (4) LA REPUBLICA.CAT

      https://www.larepublica.cat/per-que-em-dono-de-baixa-derc/

      ¿Por qué me doy de baja de ERC?

      GERARD SESÉ

      09/01/2019

      Hoy no es un día para estar contento. Después de meses de larga reflexión, he decidido desvincularme del partido al que, desde que tengo uso de razón, siempre me ha acompañado y he apoyado, sea como simpatizante y votante o, desde hace unos 7 años, como militante de pleno derecho.

      Yo me he criado y socializado en la dura área metropolitana de Barcelona. En mi instituto, en Cerdanyola del Vallès (y no era de los más beligerantes), me habían llegado a decir ‘payés’ en el patio por hablar en catalán. Recuerdo que quizá con 15 años tenía en la agenda de la escuela, aquella que todos “tuneábamos” con garabatos y adhesivos, una estelada y un logo de ERC. Recuerdo con 17 años, en el conservatorio de música, en clase de piano, cuando preparábamos un tema brutal de Chick Corea llamado ‘Spain’, el profesor cubano que tenía, haciéndome broma (nos llevábamos bien) tachó el título y puso ‘ERC’ como nuevo nombre de la pieza, mientras ambos reíamos. Seguramente yo le habría hablado mucho del partido y de sus aspiraciones, aunque ahora no soy consciente de eso.

      Los que éramos independentistas cuando nadie lo era, éramos de Esquerra. No había otra opción. Es decir, el partido no era un fin en sí mismo sino que era un instrumento y un punto de encuentro para luchar por la emancipación y libertad de Cataluña. Era el instrumento. Se le defendía y votaba por ser el representante limpio e inequívoco de la independencia y no por ser un abanderado de las políticas de izquierdas, de las que me siento más cercano que de las de derechas.

      No se trataba del “Cataluña será de izquierdas o no será” sino de “Cataluña será” y, cuando por fin “sea”, la disputa en el eje social será máxima, pero no antes. He creído siempre en la unidad independentista y, para mí, hasta que no seamos independientes, nunca podré tener como enemigo a nadie de la CUP o del PDeCAT o de JxCat o de Demócratas o a un carlista o de Estat Català. No y no. Todos ellos son los compañeros con los que tenemos que remar juntos, sin fisuras, para abatir al Estado español. Ah, y los comunes soberanistas, bienvenidos, claro.

      Y cuando hablo de unidad no me refiero necesariamente a una única candidatura, sino, con la fórmula que sea, ir a la par, tener una hoja de ruta común y, sobre todo, aplicarla.

      Me duele y no puedo entender que las disputas entre los partidos y los egos de quienes los conducen nos lleven a callejones sin salida como en los que actualmente nos encontramos. A primero de carrera de Ciencias Políticas me explicaron que “un partido político” es una “máquina para tener poder”. El objetivo de un partido es gobernar y punto. Aunque parezca duro, literalmente, un partido (sea cual sea) no pretende hacer la vida mejor a la ciudadanía sino que su único fin es “tocar poder” para mantenerse. Un partido sin rascar poder está condenado a desaparecer. Y yo, incrédulo de mí, siempre había querido negarlo alentado por un talante romántico e idealista. Pero cuando hemos tenido la verdadera oportunidad de culminar el proceso, los partidos nos han fallado, una vez más. Y ahora, casi se ríen de nosotros: cuando hacen la pelota al Estado, como con el recibimiento al “Consejo de Ministros” o como aún se mantenga la posibilidad de aprobar los presupuestos. He visto que los partidos, una vez más, pasan de las aspiraciones de la sociedad si no les son favorables.

      A pesar de que la situación de ERC es dura por culpa directa de la represión española, no debería tener miedo a la crítica. Pero he constatado miedo: “esto no se puede decir, tenemos el líder en la cárcel”.

      No puedo entender lo que hace Sergi Sol, por qué tiene tanto poder este hombre en la formación y por qué los militantes no protestan. No puedo entender las letanías bíblicas del Oriol Junqueras. El tono descafeinado de Roger Torrent. El uso intencionado de todo un tótem como Joan Tardà para virar el discurso estratégico. Un Rufián que va por libre y un Lluís Salvador desaparecido. Que se trate a Toni Comín de traidor y que se compense a Meritxell Serret presidiendo la sede de la Generalitat en Bruselas por haberse portado bien y haber cedido el acta de diputada. Me duele que el aparato del partido culpara a Marta Rovira de los resultados del 21-D de 2017 causándole la depresión que sufrió, hasta llegar a escapar a Suiza sin que buena parte del partido lo supiera. No entiendo el odio irracional hacia el centroderecha independentista ni el ‘hooliganismo’ de ciertos militantes del partido que, como un rebaño bien adiestrado, cargan contra quien no acaba de entender lo que pasa. Un comportamiento que no me identifica nada y que me echa para atrás: aquel que te llama “convergente” a la mínima que alzas una voz crítica. No entiendo el cambio a dedo de Bosch por Maragall pensando que el pedigrí del segundo pueda recoger más votos. No entiendo que la gente no esté indignada cuando se supo que Josep Lluís Salvadó y Raúl Murcia Tobalo no sabían cómo desembarazarse de Elsa Artadi que les venía a controlar cómo estaban las estructuras de Estado. Sí, ellos tenían a Santi Vila, pero nosotros no éramos sospechosos de comportamientos como este.

      No entiendo que la estrategia sea ahora a 20 años vista y que haya que ampliar la base. Ya hemos visto que la base se amplía con desafíos como el 1-O o el 3-O y no con misales ni tildando de cáncer a los independentistas que no piensan como tú. Ya lo dice la izquierda abertzale: los líderes independentistas encarcelados deben dedicarse a luchar por su libertad y tienen que abandonar las direcciones del partido (también vale esto para Jordi Sánchez). Que digan ‘viva España’ si es necesario ante el juez, que ya se reirán cuando vuelvan a casa y todos lo entenderemos.

      No entiendo cómo, una vez más, las intoxicaciones y las encuestas malintencionadas marquen la agenda del partido. Las dos últimas veces que ERC había de arrasar no ganó.

      Lo más jodido de todo es que, no lo negaré, escribir estas líneas me da miedo. Temo que, justamente, en la República que yo quiero no debe estar todo tan ‘atado y bien atado’ y la Cataluña autonómica sufre muchos dolores importados de la mala democracia española. Y soy consciente de que este artículo me cerrará muchas puertas en todos aquellos ámbitos de comunicación que estén bajo las influencias de ERC, que no son pocos, precisamente. De hecho, sus artes maquiavélicas pueden causar, incluso, que me quede sin trabajo próximamente.

      Pero, por otro lado, debo decir que si algún día veo y compruebo que el partido que más me representa vuelve a ser aquel al que yo pertenecí y que me ilusionó y animó, me gustaría volver a él. Aquel que justamente Oriol Junqueras cosió hablando de independencia y de tener prisa. Aquel que decía que las políticas sociales se podrán aplicar con las herramientas que da un Estado y que por ello ésta debe ser la máxima prioridad. La de aquel Junqueras que dejaba entender que el país podía parar la economía una semana y que no estaba obsesionado con los comunes. ¡Eh! No me voy enfadado ni rencoroso, marcho triste y decepcionado con la esperanza de contar en él de nuevo en un futuro no muy lejano. Sé que a algunos ya les gusta esto: que abandonen el barco los críticos, pero pienso más en ser consecuente conmigo mismo que en otros hechos colaterales.

      Amigas y amigos, seguiré militando por la independencia pero sin estar adscrito a ningún partido y, debo decir, que ya empiezo a sentirme un poco más libre de espíritu.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc està protegit per reCAPTCHA i s’apliquen la política de privadesa i les condicions del servei de Google.

Us ha agradat aquest article? Compartiu-lo!