EL BARRINAIRE -Josep Arasa i Ferrer

"Tan sols quan has demostrat la teva capacitat de convertir-te en un problema pots començar a negociar amb el món la part de raó que creus que t'ha de correspondre" Enric Vila

16 de novembre de 2008
General
4 comentaris

ON SON LES ESQUERRES?

Quan les ideologies ja duen força temps diluint-se, els partits denominats d’esquerra estan –malgrat la crisi del mercat laboral- cavant el darrer fossar, mentre milers de treballadors i de treballadores demanen la seva solidaritat.

Ahir, davant del Parlament de Catalunya, uns milers de treballadors de Nissan van manifestar el seu malestar per la pèrdua del seu lloc de treball. En una actuació populista, CiU un partit conegut per les actituds dretanes, va ser l’únic de tota la cambra que va convidar a participar a la sessió parlamentaria als treballadors.
El Punt, en la seva edició del dia 16, informa que 6.000 treballadors/eres d’arreu de Catalunya han perdut el seu salari des de el gener fins el mes de setembre, a causa de 400 expedients de regularització d’ocupació. És a dir 9 per setmana. Els sindicats adverteixen que la tendència s’ha disparat durant el mes d’octubre .

Avui, diumenge 16 de novembre, a Santa Margarida i els Monjos (Alt Penedès) centenars de treballadors de l’empresa Roca han sortit en manifestació pels als carrers  del poble, sense que cap líder polític de l’anomenada esquerra hi participes. Setanta dos treballadors seran acomiadats de l’empresa properament. Quan l’empresa funcionava a ple rendiment i dia a dia augmentava els seus beneficis mai els va repartir entre els seus productors, avui, quan aquests beneficis disminueixen els únics perjudicats –amb els silenci de tots els líders polítics- són els treballadors i no els accionistes.
L’ajuntament de Santa Margarida i els Monjos està governat -en majoria des de fa més de trenta anys- pel populista del PSOE/PSC, Jordi Girona. Avui 16 de novembre estava tancat amb forrellat. Cap treballador de Roca ha pogut demanar la solidaritat municipal.
La policia local, seguin les ordres municipals, intentava controlar el pas dels manifestants amb el criteri benpensant de mantenir el dret de manifestació dins de l’ordre, fen seu allò de “nedar i guardar la roba”; que mai sigui dit que l’ajuntament ha impedit una manifestació, però sen se fer res per recolzar-la.
Segur que cap dels treballadors que es manifestaven era familiar del batlle; conegut altrament pels seus favors en funció dels lligams sanguinis o ideològics; que en algun moment del seu pas per l’alcaldia ha tingut nou familiars amb sou de l’ajuntament, i bastants més amics i camarades com empleats municipals.

Entre eleccions a la búlgara, divagacions, populismes, i afanys de protagonisme, l’esquerra esta perdent l’oportunitat històrica de canviar el sistema, d’humanitzar la societat, d’ampliar les seves bases electorals, i perdent el protagonisme que li correspondria quan el capitalisme esta mostrant la seva cara més feble.  Mentre, milers de famílies passen a una situació d’atur -de la que difícilment podran sortir durant els propers anys- sense ni tan sols l’abraçada solidària d’aquells polítics que es diuen d’esquerres.

 


Us ha agradat aquest article? Compartiu-lo!

  1. El Partido Socialista Obrero Español com a bons obrers el que haurien de fer és construir cada vegada més, per alicatar més quarts de bany i axí fer baixar l’atur.

    Els ciutadans haurien de canviar-se els vehicles a benzina cada quatre anys per què Nissan ferà baixar l’atur.

    I l’Estat socialiste del malestar i l’atur hauria d’aprimar-se per fer que les empreses creades a països del tercer món provoquen el tancament de les del primer món afavorint el dumping monetari d’intercanvi i el dumping social.

    I les primeres potències mundials de l’indústria armamentística com els EUA, deurien de llevar-li la possibilitat de repecurtir l’augment de la despesa militar i el deute públic mitjançant l’ingenyeria financera a la resta de països europeus i de la resta del món. 

    El grans oligopolis de la l’alimentació i les multinacionals, algunes al socaire de privatitzacions estatals com a Espanya les telecomunicacions amb Telefònica al cap davant, financeres amb el Santander al capdavant que tot i les dificultats, es dediquen a aprofitar la situació per desviar fons i comprar bancs o ampliar mercats desvian en gran part de les nostres butxaques amb superbeneficis continus aprofitant la posició de competència monopolística extraordinària en volta d’abaratar-nos despeses als ciutadans de l’Estat, provocant la concentració de capitals en poques mans que són els que manen en l’actualitat i decideixen on invertir.

     

  2. JOSEP RAMONEDA

    El Pais 18/11/2008

    El pasado fin de semana dos organizaciones políticas europeas de izquierdas -el partido socialista francés e Izquierda Unida- han saldado sus congresos con dos estrepitosos fracasos.

    Los socialistas franceses no se han enterado de la crisis económica, perdidos en pequeños problemas familiares

    La naturaleza de las dos instituciones es sensiblemente distinta. El PSF, fundado por Mitterrand en 1971 (Congreso de Epinay), es un partido de poder, que ha dado a Francia un presidente de la República y varios primeros ministros. Es el partido, ampliamente mayoritario de la izquierda francesa, que asegura el ejercicio de la alternancia democrática. Sus raíces están en la tradición socialdemócrata y en el frente popular de los años treinta. Llegó al poder en alianza con los comunistas y los radicales de izquierda, con el llamado programa común de la izquierda, dentro de una estrategia diseñada por Mitterrand que llevó a la práctica liquidación del partido comunista, que tan poderoso era en tiempos del general de Gaulle. Izquierda Unida es una coalición de partidos, formada en 1986 en torno al partido comunista que entonces lideraba Gerardo Iglesias. Nunca ha estado en el gobierno español. Y desde el año 1996, en que alcanzó sus mejores resultados electorales, ha entrado en constante declive y ha vivido en sensación de crisis permanente, corroída por la psicopatología de las pequeñas diferencias. Ambos partidos debían renovar su liderazgo este fin de semana, el PSF después de la derrota de Ségolène Royal en las elecciones presidenciales, Izquierda Unida después de su fracaso electoral en marzo pasado. Ambos han fracasado en el intento y, tras un fin de semana de discusiones y desavenencias, han vuelto a casa confusos y sin dirección política.

    ¿Por qué pongo en relación las desventuras, coincidentes por un azar del calendario, de dos partidos tan distintos? Por una razón muy simple: sus congresos expresan la dificultad de la izquierda clásica para adaptarse a los cambios provocados por el proceso de globalización y el hundimiento de los sistemas de tipo soviético. Por esta incapacidad, en un momento en que la política gira en torno a una crisis económica sin precedentes, ellos están fuera de juego, enzarzados en querellas de familia que sólo pueden debilitarles.

    A partir de ahí, todo son diferencias. Izquierda Unida ha sufrido la larga agonía de los partidos comunistas. Y sus intentos de convertirse en un partido radical-democrático, conciencia crítica permanente de la izquierda, han fracasado, probablemente porque no es la tradición comunista la más adecuada para ejercer este papel. La política de Zapatero de ampliación de los derechos civiles les ha quitado las pocas banderas que les quedaban. Las dificultades para levantar cabeza con el ecologismo como elemento ideológico distintivo confirman los límites de las organizaciones monotemáticas.

    Lo del PSF es distinto porque en la sociedad francesa el peso de la izquierda ideológica ha sido siempre muy grande. Tan grande que hay un 15% de voto a la izquierda de los socialistas que ha determinado más de una victoria y más de un fracaso. El PSF ha sido siempre el más doctrinario de los grandes partidos socialistas europeos. Su evolución ideológica fue mucho más lenta que la de los socialdemócratas alemanes o los laboristas ingleses. En 1981 llegó al poder con un programa de corte estatista y antiliberal que tuvo que rectificar al cabo de dos años. E incluso fue desbordado por el pragmatismo social-liberal de un partido socialista recién llegado de la clandestinidad, el PSOE de Felipe González. Desde el punto de vista del balance de gobierno, probablemente los cinco años de cohabitación de Lionel Jospin, como primer ministro de Jacques Chirac, hayan sido su mejor momento. Con progresos sociales importantes -entre ellos las tan denostadas 35 horas- y con buenos resultados para la economía francesa, que todo el mundo critica siempre, pero que acostumbra a ser la que mejor torea las dificultades en los tiempos de crisis. Pero este periodo acabó, paradójicamente, con la más estrepitosa derrota: Jospin no pasó a la segunda vuelta de las presidenciales, adelantado por Le Pen. Una segunda vuelta en la que los sondeos indicaban que hubiera tenido posibilidades reales de ganar a Chirac. La proliferación de candidaturas de izquierda en la primera vuelta fue letal. El PSF ha mantenido, sin embargo, una estructura interna bastante más democrática que la mayoría de los partidos que le ha permitido ir salvando las crisis y que puede ser esta vez también la solución.

    La organización en tendencias, propia del PSF, favorece la confrontación de ideas y, aunque a veces es fuente de crisis y rupturas, ofrece al menos canales democráticos para encauzarlas. Es verdad que el centralismo democrático de raíz bolchevique se ha impuesto en casi todos los partidos políticos y que la democracia interna tiene mala prensa porque dicen que dificulta la cohesión y la unidad del partido. Es el penoso ejemplo que los partidos, pieza angular de la democracia, dan a la sociedad. Pero también es verdad que sin democracia las crisis quizá llegan más de tarde en tarde, pero cuando estallan son más agudas y más duraderas, y obligan a largas travesías del desierto.

    Decía François Mitterrand que en el PSF se sube por la izquierda y se gobierna a la derecha. Ségolène Royal ha pretendido hacer lo contrario: subir directamente por la derecha. Y Ségolène que, todo hay que decirlo, a fuerza de innovar, está evolucionando hacia formas que recuerdan a los telepredicadores, se ha encontrado con un muro: los barones del partido, que ya le hicieron la guerra imposible cuando se enfrentó a Sarkozy, y los sectores que se mueven ideológicamente en posiciones de abierta alternativa al discurso neoliberal hegemónico. El congreso no ha conseguido resolver el conflicto entre la ex candidata presidencial y el aparato del partido, por razones evidentes: porque Ségolène Royal sabe que su fuerza está en las bases, y, por tanto, no tenía nada que ganar en las negociaciones y componendas entre las diferentes familias socialistas, y porque los adversarios de Ségolène no han sido capaces de dejar los personalismos de lado y concentrar sus energías en un solo candidato. Resultado: decidirán los militantes por votación, que no es una mala solución. De momento, lo que es dramáticamente cierto es que hay una crisis que pone en cuestión muchos aspectos del sistema económico actual y los socialistas franceses -como Izquierda Unida en España- ni se han enterado, perdidos en pequeños problemas familiares. Y hay pocas cosas más graves para un partido que no estar allí donde la gente les espera.

     

Respon a elbarrinaire Cancel·la les respostes

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc està protegit per reCAPTCHA i s’apliquen la política de privadesa i les condicions del servei de Google.