almerich

El bloc personal de José Manuel Almerich

13 de gener de 2009
General
8 comentaris

LA SIERRA DE GUDAR

Los paisajes del Invierno

Mas allá del bosque albino

José Manuel Almerich

 
 

La nieve para los valencianos es como la gran ola para los surfistas: hay que aprovecharla. Justo cuando la televisión comienza a dramatizar, exagerar y confundir a los ciudadanos con las previsiones del tiempo, es el momento de salir. Cuanto más frío haga y mas nieve haya caído mejor, más audiencia. Luego vendrán los atascos, las colas, las cadenas que no ajustan, y el frío en las manos para aquel que ha pasado del calor de la cafetería del bar, al más crudo frío invernal.

Hace tres años que Félix Tena y yo esperábamos la gran ola. Con la tabla a punto, cuando venía no podía ser o cuanto se podía, no venía. Esta vez tuvimos suerte. Como ese tren que pasa tan sólo una vez. Se pudo preveer con tiempo suficiente el cámara, el equipo y el vehículo, y filmar los paisajes del invierno, un documental para el programa Medi Ambient. Jamás la televisión valenciana había rodado este sublime paraje en estas condiciones, jamás la nieve había sido filmada con tanto espesor, en unos instantes en que parecía que el abismo de la niebla nos iba a hacer desaparecer para siempre.

La montaña es imprevisible. Pero si estamos en invierno, lo lógico es que haga frío. La nieve es para el montañero como el mar para el marinero. Y comenzó a nevar como si la naturaleza hubiese olvidado como detenerse. Y en la sierra de Gúdar, la cumbre más alta de Teruel, la frontera del antiguo reino, las temperaturas pueden alcanzar algunos grados bajo cero. El equipo de  RTVV  nos siguió mientras realizamos la ascensión con raquetas hasta la cumbre del Peñarroya. A dos mil metros de altura, que en esas condiciones parecían cinco mil, el paisaje eurosiberiano alcanzó tintes de grandeza. Los árboles cubiertos por el manto blanco resistían a duras penas el peso del frío invernal y pronto nos convertimos en invisibles, dejamos de existir. No había referencias, ni marcas, ni caminos por donde seguir. La nieve se acumulaba en la mochila, en el gorro, nos cegaba los ojos y ocultaba el objetivo del gran angular. La travesía nívea no permitía contemplar más allá del bosque albino que nos rodeaba por completo y desde la cumbre, la blancura eterna, el paisaje nacarado, inmaculado como pocas veces lo podremos contemplar en nuestras humildes montañas mediterráneas.

Os adjunto unas imágenes para comenzar bien la semana. Calentitos en casa, en la oficina o el despacho se ven de otra manera. Si se acompañan con música, te mueres. Pero os aseguro que allí, a pesar de los siete grados bajo cero, del viento que te cortaba el rostro y te impedía hablar, del intenso día de trabajo, y de la vuelta, que casi nos cuesta la vida, valió la pena. Porque la vida es el instante, el descubrimiento constante, el aprendizaje continuo como la mente de un niño que todo lo absorbe y no tiene pasado. Quizás ese es el verdadero concepto del tiempo: el que se vive, el que no se diluye en los recuerdos, ni tampoco se piensa en el futuro.

 

Ver las fotografías. Espero que os gusten

 

  1. Amigo José Manuel: acabo de leer tu crónica y ver las fotos de tu salida a la Sierra de Gudar.
    No es posible sentir una envidia sana mayor a la que siento yo, por esos momentos vividos y esas sensaciones sentidas.
    Una vez más vuelves a demostrar que no hacen  falta lejanas expediciones para encontrar lugares en que la belleza nos hable y se muestre por si sola.
    Gracias por darme este motivo. Esta noche podré soñar.
    Carlos

  2. Gràcies José Manuel per eixes paraules plenes de cor i d’amor per la natura.
    Finalment trobarem la nostra ona després d’esperar-la durant anys y va arribar plena de neu. 
    Malauradament no he pogut obrir les fotografies a causa de la protecció del sistema informàtic de la tele però me les imagine.
    El millor de tot es que puguerem arribar tots a casa sans i estalvis. Al dia següent confirmaren que l’eix de la direcció trassera està doblegat i no s’explicaren com puguerem tornar en eixes condicions.
     
    Una forta abraçada
     
    Fèlix

  3. Como siempre, espectacular. Tengo verdadera envidia de vosotros. Estos paisajes y tu descripción son maravillosos.  Lo urbano,  aunque para mí también tiene encanto, solapa los encantos de la naturaleza , más próxima de lo que creemos. Un saludo y gracias por compartir conmigo esas maravillas.
    Encarna Redón

  4. Las fotos que nos envias son la expresión gráfica del frío y
    de la voluntad y pasión tuya por la montaña, por la naturaleza y
    por aprender permanentemente.
    Todo un perfil de hombre ilustrado
    Saludos
    Rafael Francisco Oltra
    Real Sociedad Económica de Amigos del Pais de Valencia

  5. ¡Hola Jose Manuel!
    ¡Qué fotos más impresionantes las de la nieve!!! Qué miedo la ventana casi cubierta, no? Cómo para estar dentro…!
    Bueno, avísame por favor cuando vayan a emitir el programa porque me gustaría mucho verlo.
    Estamos en contacto.
    Un abrazo,
    Esther.

  6. Hola Jose Manuel!
    Acabe de vore el documental, per fi! M´ha encantat. Unes imatges precioses. M’ adherisc a tots els comentaris positius fets a aquesta plana. Ara bé,  puc fer una xicoteta crítica (constructiva)? A la pròxima emissió intenta dir “fusta” en compte de “madera” jeje Deformació professional… Ah! I recorda que el cim del Peñarroya té 2024 metres i és el més alt de Terol o hauràs de vore-te-les amb la gent de la Serra de Gudar la pròxima vegada que hi vages!
    Besets,
    Pilar.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc està protegit per reCAPTCHA i s’apliquen la política de privadesa i les condicions del servei de Google.

Us ha agradat aquest article? Compartiu-lo!