El Parlament Europeu i la Responsabilitat Social Corporativa (RSC)

El servei de premsa del Parlament Europeu informa sobre l’informe relatiu a la Responsabilitat Social Corporativa que vàrem aprovar la setmana passada: El PE apuesta por el compromiso empresarial mediante la Responsabilidad Social Corporativa. El Pleno del Parlamento Europeo adoptó la semana pasada un informe por el que recomienda a las empresas incluir consideraciones sociales y medioambientales en su funcionamiento diario. Es la Responsabilidad Social Corporativa, que contribuiría a alcanzar los objetivos de crecimiento y empleo establecidos en la Agenda de Lisboa y ayudaría a crear una situación ventajosa para todas las partes: trabajadores, compañías, consumidores y ciudadanos. (segueix…)


La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) supone que las empresas, de forma voluntaria, asuman responsabilidad directa sobre el impacto social y medioambiental causado por su actividad. Así, las compañías no sólo serían responsables ante sus empleados sino también ante el resto de sectores implicados de algún modo en su actividad, como inversores, consumidores o grupos ecologistas. El objetivo de fondo sería dar respuesta a los nuevos retos planteados por la globalización económica, el desarrollo sostenible y el modelo social europeo.
 
Recomendaciones 
El informe parlamentario, elaborado por el eurodiputado diputado socialista británico Richard Howitt en respuesta a una comunicación de la Comisión sobre RSC de 2006, urge a las empresas "a transformar las palabras en acciones concretas". Para Howitt, la RSC sólo puede funcionar si se adopta un enfoque multi-sectorial que establezca estándares internacionales y realice un seguimiento y verificación independientes.
 
El texto realiza, además, una serie de recomendaciones para poner en práctica de la RSC. Así, apela al establecimiento de criterios concretos que las empresas deben cumplir y propone la obligatoriedad de presentar informes de impacto ambiental y social. En esta línea, el Parlamento Europeo (PE) no descarta la posibilidad de nombrar un defensor del pueblo europeo para RSC, que se encargaría de investigar los temas relacionados con estas prácticas a petición de las empresas o de cualquier otro grupo. En cualquier caso, la Eurocámara plantea un enfoque voluntario hacia estas prácticas.
 
RSC en la Unión Europea
 La respuesta comunitaria a la RSC partió de la Comisión a mediados de los años 90 con el objetivo de luchar contra la exclusión social. Así, en 1993 la institución realizó una llamada de atención sobre la materia al mundo empresarial en su libro Blanco (documento que propone acciones concretas en política comunitaria) sobre el crecimiento y el empleo.
 
En 1999, el Parlamento aprobó una resolución sobre la materia por la que reclamaba el establecimiento de un código de buenas prácticas vinculante que regule la actividad de las empresas europeas en términos ambientales y de respeto a los derechos laborales y humanos en todo el mundo. A esto se sumó el apoyo del Consejo a la inclusión de la RSC como parte de la llamada Estrategia de Lisboa, que pretende hacer de Europa la economía más competitiva del mundo en 2010.
 
En octubre de 2006, la Eurocámara organizó una audiencia sobre responsabilidad social de las empresas; poco después, la Comisión instaba a las empresas europeas a "situarse a la vanguardia de la excelencia" en materia de RSC.

Font foto: noticias.com

Empreses i responsabilitat europea: el cas de les fàbriques de paper en la frontera argentino-uruguaia

Davant del conflicte entre Argentina i Uruguai en relació a la construcció de diverses fàbriques de cel·lulosa de paper ubicades en la llera del riu Uruguai, les quals plantegen importants dubtes des de la perspectiva de les conseqüències socials i ambientals que poden comportar, i tenint en compte que les empreses implicades són de seu europea (ENCE -Espanya- i Botnia -Finlàndia-), he presentat la següent pregunta a la Comissió:

En 2002 l’entreprise espagnole ENCE  et la Finlandaise Botnia, fabricants de pate de cellulose, ont commencé a construire des installations sur les eaux internationales du Lac Uruguay. Le Lac Uruguay  est situé à la frontière entre l´Uruguay et l´Argentine  4 et 12 km chacun, au dessus du lac se trouvé la ville d’Uruguay Fray Bentos (23.000 hab.) et la ville argentine Gualeguaychú (90.000 hab.). (segueix…)

La construction des plantes de cellulose a provoqué, un conflit social et diplomatique,  ce conflit  a crée un impact social et économique aux habitants du Fray Bentos et Gualeguaychú.    

Dans l’intention de résoudre  le problème, les deux pays  sont allés face la Corporation Financière International de la Banque Mondial, le Système de Controverses du Mercosur, le Tribunal  de l ‘Haye  et la Court Américaine  des Droits de l’Homme. Mais aucune de ces institutions n´a réussi a mettre fin a ce conflit.

Considérant, les Accords Bilatéraux de Troisième Génération sur la préservation  de l’environnement  et les droits de l’homme, signé entre l’UE- Argentin, et l’UE-Uruguay :

  Quelles sont les mesures que la Commission a pris, où pense prendre pour affronter ce conflit?

 – La Commission a-t-elle envisagé de réaliser une étude d’impact socio- environnemental en relation a l’activité de ces entreprises?

– La Commission a-t-elle prévu d´inclure dans l’accord d´association avec le Mercosur un chapitre concernant le respect des normes environnementales?

– Existe-t-il des mécanismes de contrôle et de vigilance sur l’utilisation de technologies ECF avec dioxyde de carbone, a utiliser  par les entreprises en Uruguay?

Foto: les papereres del riu Uruguai. Font: BBC