Racons de Móra (10): El poliesportiu

S’ha tornat a inaugurar el bar del complex poliesportiu. El dia de la inauguració estava ple i feia goig altre cop després de tant temps tancat. L’han remodelat a fons, però en queda l’essència del que va ser i ha estat un lloc de referència al poble a l’estiu, on és un plaer enorme prendre alguna cosa a la terrassa, amb la vista calmant de les piscines…

Fa més de trenta anys, encara recordo com corria entre les obres de la piscina gran, un forat que em semblava enorme on mon pare ens explicava com seria de bonic quan estigués acabat. Sovint després anàvem a veure tennis a les pistes del costat. Ara, a banda de les piscines descobertes, hi ha la coberta, tot un avenç important, que compta també amb sales de màquines i una sala d’esport col·letiva a banda del pavelló cobert.

De petits la piscina era el nostre refugi d’estiu, hi anavem cada dia i allà ens trobavem amb la colla de la nostra edat. Els que duien el bar llavors també tenien xiquets i ens fèiem molt. A les Festes Majors el bar també estava ple de gom a gom, alguns esperant fins que obrien les portes per entrar al ball i altres només escoltant la música des de la terrassa. En aquells temps encara no hi havia el passeig del pont i el centre era allà. Ara hi ha molta més gent que llavors al poble i també més llocs per sortir i gaudir de la fresca, per això és una bona notícia tornar a tenir el bar del complex obert i tornarà a ser un lloc de referència.

Cartes al director

M’han fet arribar una parell de cartes al director, l’original i la resposta, que són dignes de llegir. J. Vaderribas va escriure una carta a EL MUNDO brutal contra Catalunya i els
catalans… I li han respost… En primer lloc teniu la carta de J. Vaderribas i en segon lloc la resposta per
part del Sr. Jordi Net.
..(diuen que és una llegenda urbana, tot i això, té prou gràcia per passar una estona).

CARTA DE J. VALDERRIBAS PUBLICADA A EL MUNDO:

Vaya por delante que mi simpatía por vascos y catalanes es la misma, es
decir, ninguna. Pero al menos sé distinguir entre un adversario válido y otro
que no lo es. Dicha distinción es muy importante para todo español que se
precie, cuyo objetivo en la vida debe ser dar por periclitados los nacionalismos
periféricos. Aunque el nacionalismo vasco está emponzoñado por los crímenes
abyectos de la banda etarra, son un rival de mucha más enjundia para la
nación española que los siempre timoratos catalanes. Y voy a tratar de
explicar el porqué.

Mientras los vascos han sido siempre un elemento incómodo en todas las
invasiones que ha padecido la península, (romanos, godos, árabes), los
catalanes se han dejado siempre conquistar por el primero que ha pasado por
allí. A un lado la resistencia al invasor, al otro, los fenicios que por un
plato de lentejas dejan que se mancille su honor. De hecho, un castellano
recio siempre se sentirá más identificado con el carácter rudo y batallador
del vasco, dejando momentáneamente a un lado el episodio repugnante que lleva
a cabo una banda de asesinos desalmados, que con la falta de carácter, el
“acongojamiento”, el rechazo al enfrentamiento y el amor por el
dinero y no por lo propio que caracteriza a nuestros particulares judíos.

Por todo esto no me extraña que al primer ataque serio que se le plantea al
nuevo gobierno de la Generalidad, sean los propios catalanes los que
sacrifiquen a Carod. Mientras los vascos recibieron una presión
incomparablemente superior durante el periodo previo a las últimas elecciones
autonómicas, y por desgracia para la nación española con resultado nefasto
para nuestros intereses, en Cataluña no han sabido resistir ni el primer
achuchón. Era de esperar, no tienen sangre. Ellos mismos destruyen a sus
líderes.

No tengamos ninguna duda de que con un par de escaramuzas más, el gobierno de
la Generalidad caerá, se convocarán elecciones anticipadas y volverán a
gobernar CiU y el PP. Todo debe estar bajo control. Dicen mis contactos en
Cataluña que ERC, de hecho el único intento mínimamente serio de ponernos un
poco nerviosos, va a quedar electoralmente diezmada el 14-M, mientras que los
siempre dóciles chicos de Pujol van a salir ganando de este embrollo. Y ya
sabemos que a esta gente con un par de contactos económicos se les tiene más
que domesticados. De hecho, encarnan al auténtico fenicio. En definitiva, y
para apagar los temores de un buen amigo mío, nuestra autentica preocupación
debe estar centrada en el norte.

Los catalanes se anulan ellos mismos, y si se ponen un poco nerviosos,
sacamos la tontería del fútbol (el Barsa, ese gran narcótico) y ya están
entretenidos para unas cuantas semanas.

RESPOSTA A LA CARTA
DEL SR. J. VALDERRIBAS A EL MUNDO:

Apreciado Sr. Vaderribas,

Vaya por delante que mi simpatía por los ignorantes prepotentes y los chulos
castizos es la misma, es decir, ninguna. Puestos a buscar
“adversarios”, usted, con su prepotencia, incultura y desfachatez
me va como anillo al dedo. La gente como usted y los de ETA son dos caras de
la misma moneda. El nacionalismo español ha sido siempre ofensivo e
imperialista, es decir, criminal, como el de ETA. Ustedes, adversarios
nacionalistas españoles, se piensan que España es el centro del mundo y que
los que no son castellanos recios y vascos fornidos, son unos cagados y unos
comemierda. Lo más grave es que se lo dejen escribir en un medio de
comunicación público.

Veamos, si usted tuviera dos dedos de frente, debería ser más riguroso con la
historia y no trepanar las mentes blandas de sus compatriotas con falsedades.
Los catalanes no existíamos en la época de los fenicios, ni en la romana, ni
prácticamente en la
visigoda. Tampoco existían los castellanos, ni mucho menos
los españoles. En cuanto a los vascos, no lo tengo claro (¿podríamos decir
que eran los íberos?). De hecho, los catalanes existimos, como nación, desde
el año 865 aprox. Llegamos a ser una gran nación hasta el 1412, cuando
desgraciadamente se
extinguió la dinastía catalana con el último rey Catalano/Aagonés, Martí
L’Humà. En el Compromiso de Caspe, las Cortes Catalanas decidieron
(equivocadamente) pasar a una dinastía castellana con la condición de que
ésta respetara las leyes e instituciones de Catalunya, representadas por la
Generalitat.

Está claro que la mente castellana no estaba preparada para respetar
acuerdos, y por lo que veo, no lo estará nunca. Desde entonces han tratado
sistemáticamente de violarlos. Si esto se lo hiciéramos nosotros a ustedes,
nos llamarían traidores, innobles y nazis, pero como son ustedes quienes lo
hacen, se quedan más tranquilos si piensan que nos dejamos prostituir por
dinero. Esto me lleva a pensar en su obsesión por que nosotros sólo pensamos
en el dinero. Tienen ustedes además la virtud de vomitar lo primero que les
viene a la cabeza, y como uno de sus principales defectos es la envidia, nos
achacan constantemente que sólo pensamos en el dinero (lo mismo que les pasa
a los judíos en otras partes). Esto viene de la época en que, después de
haber expoliado las Américas, su declive les llevó a morirse de hambre y se
dieron cuenta de que tenían unas “provincias” periféricas donde
curiosamente, por no haberlas dejado ir a saquear las Américas(esa es su
mentalidad), se lo habían tenido que currar en su país, creando riqueza de la
nada con su industria floreciente.

Pues bien, a pesar de lo que les asqueaban los industriales catalanes
“por su afán por el dinero”, no les asqueaba emigrar a su país para
ganárselo y mucho menos recibirlo de los impuestos que con habilidad fenicia
gestionaban (para sus batallitas y dispendios en la Villa). Otros países como
Holanda, Inglaterra, Italia, etc., hacían (y hacen) lo que hacíamos (y
hacemos) los catalanes. Parece que ellos tienen todo el derecho del mundo de
hacerlo, no así los catalanes ni los judíos.

Hablando de batallas, decirle, adversario inculto, que la que perdimos en
1714, o mejor dicho, la que ganaron ustedes, gracias a su gran “bravura
y arrojo”, se debió a que Inglaterra nos traicionó. Resulta que el
Archiduque Carlos, nuestro candidato a heredar el trono de Carlos II, heredó
durante la contienda la corona de Austria, y por tanto, al equilibrarse las
fuerzas en Europa, Inglaterra decidió abandonar a su suerte a los Catalanes –
Tratado de Utrecht 1713 -, con quienes habían pactado una alianza (aunque se
quedaron Menorca y Gibraltar*). El ejército castellano-francés tardó dos años
en entrar en Barcelona, después de sitiarla por mar y tierra.
Si los catalanes, como usted insinúa, eran una panda de cobardicas, el
ejército castellano-francés, con unos medios y efectivos infinitamente
superiores, debía ser un enjambre de mariquitas. Gracias a esto, el
castellano, que a partir de entonces pasó a denominarse español, se impuso en
Cataluña.

Han pasado casi 300 años, y los catalanes seguimos pesados, erre que erre,
con nuestro idioma y ganas de autogobierno. Somos un caso único de
supervivencia en Europa (y tal vez en el mundo). Otros imperios colonizadores
como Inglaterra o Francia, no tienen casos parecidos en sus dominios. A
ustedes les gustaría ser como ellos, pero nunca lo podrán ser. Simplemente
por que son una panda de chapuzas como Trillo, prepotentes como Aznar y
creídos como Piqué que nunca podrán convencer a un nacionalista catalán.
Seremos siempre su grano en el culo, incluso cuando hayan acabado con los
Etarras.

*A ver si hay “güebos” de tomar Gibraltar como El Perejil,
¡machotes!. Y es que en el fondo sois unos cobardes que sólo os atrevéis
cuando lo tenéis claro.

Som i Serem!

Jordi
Net

Pratdip

Pratdip és un d’aquells llocs en què mai t’hi has deixat caure o bé perquè no en tenies cap excusa o bé perquè no s’han creuat al teu camí…

Diumenge es va donar l’avinentesa d’anar-hi per escoltar un grup musical amic Books and Roses (versions fantàstiques de clàssics dels 60’s, 70’s , 80’s i 90’s). Des de Móra una mitja hora de carretera fins a trobar el trencall que indica Pratdip i Llaberia. A Llaberia hi havia estat fa uns vint anys per fer un treball de geologia per a la facultat, però Pratdip era aquell lloc desconegut misteriós i màgic que descrivia Joan Perucho a Les Històries Naturals, potser un poble de vampirs isolat i perdut enmig del nores. Però ens vam trobar un llogarret fantàstic, amb bones vistes, bona gent i fresqueta que s’agraeix molt a l’estiu calorós d’enguany. Llàstima de la mosca negra que també hi té niu i sort del Natural Honey que tothom ja sap que és l’antídot ideal. Tarda de diumenge entre muntanyes serrades, fresqueta i bones vistes que ens va deixar gaudir del concert i ballar bona estona. Pratdip, un lloc a raser de muntanyes triàssiques i a tenir en compte per a futures excursions. I, sobretot, un lloc fantàstic per retrobar amics.