Les ensarronades del Partit de Negoci Basc & Cia.

Se m’acut un paral.lelisme simple. La indústria d’automoció, amb les seves “marques” (electorals) i les empreses auxiliars, amb les seves globalitzacions i les seves deslocalitzacions. Un petit exemple: Jaguar i Rover passen de les mans de Ford a Tata de la Índia.
Al 2014, diuen, tindrem referèndum. Diuen. Autodeterminació, diuen.
Molts escarafalls, el “Pla Ibarretxe”. Secessionista. Separatista, reblen alguns.
Coses de la globalització i la deslocalització político-institucional.
Molt de soroll per un referèndum, a l’octubre, en unes provincias vascongadas. Però si España diu que no, és que no. Punt.
El contingut de tot plegat, farfatalla. El conte de l’enfadós. “Mira cap allà que aquí tinc el sarró que haig d’omplir”.
Una manera de fer política ben “moderna”. Com en la indústria d’automoció, en aquesta democràcia els contractes amb la societat civil es fan per ETT. I es desfan a plaer. Precarització laboral. I institucional. I de l’ètica social.
Ja ho té, això, la globalització.

…+…

Ibarretxe (Urkullu dixit) acatarà.

Martin Garitano Periodista

Cuestión de tiempo

El lehendakari Ibarretxe nos ha pedido sólo 45
segundos de lectura y reflexión para contestar a dos elaboradas
preguntas que a él le ha costado varios años redactar.

Yo, la verdad sea dicha, he dedicado algún tiempo más del
recomendado -no todos gozamos de la misma capacidad de concentración-
y, después de leer y releer la literalidad de las cuestiones y de
imaginar el recorrido posterior de la iniciativa, he llegado a algunas
conclusiones. Desacertadas, a buen seguro, pero por si acaso se las
cuento.

La primera: que para este viaje no hacía falta alforja alguna.
Pedirle ahora a ETA que abandone las armas para abrir así un «proceso
dialogado» que permita el fin de la violencia (de la de ETA en
exclusiva, claro) no pasa de ser un juego retórico.

Y si de lo que se trata es de negociar con jueces, fiscales,
asociaciones ultras y ministros de Interior y Justicia un proceso de
excarcelación paulatina de prisioneros «arrepentidos» o «reinsertados»,
Ibarretxe llega casi treinta años tarde. Eso ya lo hicieron con algunos
polimilis. Y seguimos donde estábamos.

La segunda conclusión: Que a estas alturas se ponga en solfa si una
parte del pueblo vasco tiene derecho a decidir su propio futuro, cuando
al mismo tiempo se admite el régimen político que otorga derecho a veto
a las Cortes Españolas y el papel de garante de los ejércitos de
Tierra, Mar y Aire dirigidos por el designado por Franco no pasa de ser
una broma de mal gusto.

Sepa Ibarretxe que los vascos no disfrutamos del derecho al sufragio
universal y reconozca que es la policía a sus órdenes la que garantiza
esa horrible mutilación de las libertades. Recuerde, además, que sus
interlocutores de la izquierda abertzale sufren prisión mientras él
gime por un procesamiento que no le sacará de palacio. Y grite contra
las detenciones, encarcelamientos y acosos a alcaldes y ex alcaldes
elegidos por ese pueblo que tanto menta.

Atienda Ibarretxe a los familiares de presos vascos -aunque sea con
menos mimo que a los Guerrilleros de Cristo Rey- y conozca de primera
mano la crueldad de un régimen penitenciario que su propio partido
contribuyó a idear.

Con el tiempo he llegado a éstas y otras muchas conclusiones. Tal
vez por haber dedicado más de 45 segundos a pensar sobre el asunto.
¡Seguro que ahí está el truco!

Afegeix un comentari

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *